En 1999, Steven Spielberg estaba trabajando en la adaptación cinematográfica de “El informe de la minoría (The Minority Report)”, un relato escrito por Philip K. Dick en 1956. La historia original hablaba de un futuro en el que los ordenadores analizaban las visiones de 3 individuos especiales y transformaban sus datos en información procesable utilizada para detener los delitos antes de que ocurrieran, mostrándose en tarjetas perforadas.

Si bien la tecnología de Dick no parece tan fantástica ahora, en ese entonces era revolucionaria. Cuando Spielberg y Tom Cruise se pusieron a trabajar en el proyecto, se dieron cuenta de que tenían que dar un salto en el tiempo hacia donde la ciencia que estarían representando parecería innovadora y nueva para una audiencia que viera la película en 2002. Para hacerlo, se reunieron con las personas más inteligentes y progresistas del momento, para predecir nuestro futuro. Personas como el científico informático Jaron Lanier, el autor Douglas Coupland, Neil Gershenfeld del MIT, Shaun Jones de DARPA, el futurista Peter Schwartz y muchos otros se reunieron para ayudar a predecir la tecnología 50 años en el futuro. Sin embargo, la visión del futuro distópico de Philip K. Dick se ha vuelto a hacer realidad. El Pentágono está probando un sistema de Inteligencia Artificial al estilo Minority Report para poder predecir las amenazas con días de anticipación.

Minority Report es real

El Pentágono está experimentando con un sistema de inteligencia artificial (IA) que permitirá al ejército estadounidense predecir con precisión el futuro y “verlo con días de anticipación”. El Experimento de Dominio de la Información Global (GIDE por siglas en inglés) puede predecir las acciones de cualquier enemigo potencial, dicen los expertos del Pentágono. Por ejemplo, si hubiera movimientos de tropas chinas o submarinos rusos, la IA podría trabajar para predecir dónde es probable que se desplieguen.

Estados Unidos podría entonces desplegar sus fuerzas para disuadir cualquier acto hostil potencial, dice el Pentágono. Sus experimentos están llevando a la IA al reino de la ciencia ficción, tal como muestra en la película Minority Report, en la que una unidad policial especial puede arrestar a los asesinos antes de que cometan sus crímenes. Glen VanHerck, comandante del Comando Norte de Estados Unidos (NORTHCOM) y el Comando de Defensa Aeroespacial de Norte América (NORAD) dijo que la toma de decisiones habilitada por la inteligencia artificial podrá permitir que la capacidad de ver con días de anticipación crea un espacio de decisión, según informa el portal The Drive.

Explicó que el “espacio de decisión” le permite como comandante operativo, potencialmente posicionar fuerzas para crear opciones de disuasión e informar al secretario o incluso al presidente. Si bien no mencionó a Rusia y China directamente, dijo que el enfoque del trabajo pionero de la inteligencia artificial eran los “dos competidores” de Estados Unidos. Los datos recopilados de todo el mundo se comparten en una nube y se pueden procesar a gran velocidad utilizando la IA. Esto permitirá a las fuerzas estadounidenses avanzar y posicionarse para la derrota de cualquier oponente.

Prediciendo el futuro

Entonces, los comandantes podrán tomar acciones más tempranas y disuadir al enemigo. En pocas palabras, la inteligencia artificial predecirá los pasos de cualquier oponente. Y si a esta nueva tecnología le sumamos el Proyecto Stargate, entonces nos encontramos ante el “Minority Report” real.

Durante el tenso período de la Guerra Fría, el gobierno de Estados Unidos desplegó una nueva y potente arma contra la Unión Soviética: los psíquicos. En un proyecto altamente clasificado realizado en un laboratorio de investigación de California en la década de 1970, y luego en una base del Ejército en Maryland, la CIA, el Ejército y la Agencia de Inteligencia de la Defensa reclutaron a hombres y mujeres que afirmaban tener capacidades de percepción extrasensorial (ESP) para ayudar a descubrir secretos militares y de inteligencia nacional.

En 2017, la CIA desclasificó unos 12 millones de páginas de registros que revelaron detalles previamente desconocidos sobre el programa, que eventualmente se conocería como Proyecto Stargate. Los psíquicos conocidos como “espectadores remotos” habían participado en varias operaciones, desde localizar rehenes secuestrados por grupos terroristas islámicos hasta rastrear los caminos de criminales fugitivos dentro de los Estados Unidos.

Aunque lo más sorprendente de todo es que los documentos desclasificados mostraban que los analistas de la CIA querían probar las habilidades de Uri Geller en el área de la “proyección mental” y su posible uso para la seguridad nacional. Geller fue clave en la investigación del gobierno de EE.UU. sobre la ESP y psicoquinesis. Incluso Geller incluso participó en una serie de pruebas de psicoquinesis clasificadas en un laboratorio en Livermore, California, donde los científicos estaban desarrollando ojivas nucleares avanzadas, sistemas láser y otras tecnologías de armas emergentes.

Ahora bien, la nueva tecnología nos demuestra que el Pentágono siempre ha ido en busca del arma definitiva: predecir el futuro. Lo que nos queda pro saber es que implicaciones tendrá este sistema en nuestro día a día. Parece ser que otra visión de Philip K. Dick se hace realidad.

/psg