“Estamos en un punto de inflexión que nos obliga a actuar ahora, con decisión y urgencia”. Con estas palabras, el Presidente Sebastián Piñera firmó este domingo un proyecto de ley contra el crimen organizado, “que va a dotar a nuestras policías, a la fiscalía y a los tribunales de justicia de nuevos, más poderosos y eficaces instrumentos, y para incrementar las penas asociadas a estos delitos”.

Esto ya había sido anunciado por el Mandatario el miércoles pasado en medio de la promulgación de la reforma que establece escaños reservados para pueblos indígenas en la Convención Constitucional. En esa instancia, Piñera se refirió a la balacera que se registró en Plaza de Maipú -que terminó con una persona fallecida y seis heridos- y emplazó al Congreso a acelerar la tramitación de una serie de proyectos de ley en materia de seguridad.

Hoy, acompañado de los ministros del Interior y Justicia, Rodrigo Delgado y Hernán Larraín; la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, además del general director de Carabineros, Ricardo Yáñez y el director de la PDI, Héctor Espinosa, presentó esta iniciativa que busca modificar el delito de asociación ilícita.

“Todos sabemos que las bandas delictuales, el crimen organizado, han significado la pérdida de muchas vidas, están atemorizando barrios enteros, han esclavizado a muchos jóvenes, han destruido familias y están provocando un inmenso daño a nuestra sociedad”, comenzó diciendo Piñera. En ese sentido, afirmó que la legislación actual en esta materia “data del año 1874, está totalmente obsoleta y ha demostrado ser muy ineficaz”.

Agregando que “sabemos que la delincuencia ha evolucionado en nuestro país (…) como lo demuestran los frecuentes y violentos enfrentamientos armados que ocurren entre bandas de narcotráfico. Estamos en un punto de inflexión que nos obliga a actuar ahora, con decisión y urgencia, porque mañana puede ser demasiado tarde”.

El proyecto

La iniciativa, que será enviada al Congreso en los próximo días, busca modificar el delito de asociación ilícita en el Código Penal para reemplazarlo por dos figuras: la asociación delictiva y la asociación criminal.

“La asociación delictiva va a sancionar a quienes formen parte de una asociación delictiva para cometer simples delitos, con penas de privación de libertad que van hasta los 5 años”, explicó Piñera, mientras que la segunda figura “va a sancionar a quienes formen parte de una organización delictiva para cometer crímenes con penas privativas de libertad de hasta 10 años”.

Para hacer esta distinción, “el tribunal tendrá que considerar la cantidad de miembros de la organización, la magnitud de recursos y medios, la capacidad de planificación y la acción sostenida en el tiempo”, agregó.

Además, aseguró que la iniciativa incluye un “conjunto de técnicas especiales de investigación como agentes en cubierto, infiltraciones a bandas, interceptación de conversaciones telefónicas. Siempre, para aplicar estos instrumentos, se requerirá la autorización previa de un juez de garantía”.

“El proyecto también establece incentivos para que los miembros de la organización la denuncien ante las autoridades”, añadió el Mandatario. Esto se traducirá, explicó, en atenuantes de las penas.

Por último, el Presidente reforzó el llamado al Congreso a dar luz verde a las iniciativas de la agenda de seguridad. “Son necesarias y requieren una pronta aprobación”, sostuvo.

/psg