El presidente del Senado, Álvaro Elizalde (PS), se manifestó en contra de algunas de las definiciones tomadas por los convencionales de izquierda de la Comisión de Normas Transitorias de la Convención. En concreto, criticó que se haya propuesto que el quórum de reforma del nuevo texto sea 2/3 hasta 2026; y la decisión de acortar el mandato de los senadores en ese mismo año.

Sobre el quórum, Elizalde sostuvo que “no es una buena señal. No contribuye a lo que todos queremos: una Constitución nacida en democracia que cuente con amplio respaldo. Le da un incentivo al Rechazo, y no al Apruebo, toda vez que muchas personas pueden tener diferencias específicas con el texto que se está proponiendo, pero quieren votar Apruebo. Pero si se rigidiza e imposibilita la posibilidad de perfeccionar el texto que se propone, se genera un desincentivo”.

Según el senador, las constituciones “son perfectibles y por tanto se debe permitir, cuando existan mayorías sólidas y significativas, que se puedan ir modificando con el paso del tiempo, porque eso es lo que permite que sigan vigentes”.

“Habría que dar una señal de mayor apertura y no rigidez, porque el sentido del proceso constituyente es tener más democracia y no menos”, afirmó el representante de la Cámara Alta.

El fin de los senadores

En cuanto a la definición de acortar el mandato de 8 años de los senadores recién electos a cuatro, Elizalde recordó que el Senado envió un oficio a la Convención Constitucional pidiendo que se respetaran los períodos correspondientes.

Ante aquello, criticó la “falsa dicotomía” de que la Convención tendría mayor legitimidad que el Congreso para establecer este tipo de normas. “El actual Congreso ha sido elegido íntegramente con un sistema proporcional, más aún, 27 de los 50 senadores y todos los diputados fueron elegidos con posterioridad a la Convención. Por tanto, tanto la Convención como el Congreso tienen legitimidad democrática”, señaló.

“Se trata de instituciones que gozan de respaldo ciudadano, toda vez que todos sus integrantes han sido elegidos democráticamente a través del sistema proporcional. Por tanto, lo que hemos planteado como Senado es que se deben respetar los mandatos, porque cuando se convoca a las urnas a los ciudadanos bajo determinadas reglas del juego, esas reglas deben ser respetadas”, agregó el senador.

En tanto, abordó el rol del Colectivo Socialista -que firmó las indicaciones que proponen ambos cambios- y contestó que “siempre he valorado el trabajo que ha hecho el Colectivo Socialista, lo he señalado con claridad, ellos actúan con autonomía y están insertos dentro de la Convención, y han intentado generar acuerdos para lograr un texto con amplio apoyo”.

/psg