En un debate en sala que mencionó reiteradamente el 19,6% de participación en la segunda vuelta de gobernadores regionales, la reforma constitucional que busca restablecer el voto obligatorio fue aprobada en particular en la Cámara Baja con 105 votos a favor, 33 votos en contra y 9 abstenciones.

Posteriormente, se procedió a votar por separado -a petición del diputado Evópoli Francisco Undurraga- en torno a la exención de la obligatoriedad para personas mayores de 75 años, lo que fue rechazado, ya que tuvo 56 votos a favor (de los 92 requeridos).

Mismo caso para las frases “personas en situación de discapacidad o dependencia”, lo que también fue rechazado con 46 votos a favor de los 92 exigidos, y “aquellos ciudadanos extranjeros avecindados en Chile habilitados para votar”, que fue rechazada igualmente con 59 votos a favor.

De esta manera, el proyecto de reforma constitucional fue despachado al Senado. De ser aprobado en la Cámara Alta, la reforma regirá una vez que se modifique la ley orgánica constitucional respectiva. Según precisó a La Tercera la diputada Joanna Pérez (DC), impulsora de la reforma, el objetivo es que pueda implementarse para las elecciones presidenciales fijadas para el 21 de noviembre.

Fue el pasado 28 de mayo que la Cámara de Diputadas y Diputadas aprobó en general una reforma constitucional que pretende el retorno de la obligatoriedad del sufragio en elecciones populares; moción parlamentaria que contó con 107 votos a favor, 16 votos en contra (todos de Chile Vamos) y 23 abstenciones.

Posteriormente, la moción volvió a la Comisión de Gobierno Interior para su discusión en particular, donde se determinó que las indicaciones ingresadas en el debate en sala por diputados UDI y RN -posibilidad de salir del padrón electoral hasta 90 días antes de unas elecciones o plebiscito, la definición de multas, inscripción de jóvenes a los 17 años, entre otras-; serían declaradas inadmisibles, para que sean ingresadas como proyectos de ley según corresponda y discutidas posteriormente.

Con la votación del miércoles 2 de junio, la Comisión de Gobierno Interior resolvió despachar a Sala la reforma que restablece el voto obligatorio.

Una discusión que este martes 15 de junio estuvo marcada por la baja participación en los comicios del pasado domingo para elegir a los gobernadores regionales. Con el proceso electoral realizado en 13 regiones -de un total de 16- del país, la convocatoria fue de un 19,61% del padrón electoral. Cifras que representan la participación más baja de la historia desde la instauración del voto voluntario.

¿En qué consiste la reforma que restablece el voto obligatorio?

Según detalla el texto aprobado del proyecto, en el Artículo 15 será sustituida la palabra “voluntario” por “obligatorio”. Precisando que el sufragio en elecciones primarias serán siempre de carácter voluntario.

Finalmente, también se detalla que “será el Estado quien arbitrará las acciones necesarias para informar, facilitar e incentivar el ejercicio del derecho a sufragio”.

El sistema de sufragio obligatorio en el país estuvo vigente hasta el 31 de enero de 2012 cuando, durante el primer gobierno del Presidente Sebastián Piñera comenzó a regir la ley N° 20.568 de inscripción automática y voto voluntario, que eliminó la sanción aparejada al incumplimiento de la obligación de votar.

Sin embargo, la ley, que debutó ese año durante las elecciones municipales, mostró una alta abstención en su estreno: 57%. En comicios posteriores se mantendría la baja participación; 50.8% de abstención en la elección presidencial de 2013, 65,1% en las municipales de 2016 y un 51% de abstención en la segunda vuelta presidencial en 2017.

Los números llevaron a algunos parlamentarios a plantear que la baja convocatoria en las urnas podría generar un problema de legitimidad, y comenzó a instalarse, al principio tímidamente, la opción de retornar a la obligatoriedad. De hecho, hace solo unos meses, en enero pasado la Cámara de Diputados había rechazado, al no alcanzar el quórum requerido, un proyecto similar para retornar a la votación obligatoria, impulsado por la oposición.

/psg