CIPER revisó las rendiciones de los candidatos a la gobernación metropolitana en la elección de mayo pasado. Karina Oliva (Frente Amplio), quien ahora postula al Senado, contó con el equipo mejor pagado.

Siete de sus asesores -militantes de Comunes- presentaron boletas por un total de $137 millones.

Para establecer si esos valores están dentro de los precios de mercado, se compararon con otras candidaturas.

Los registros históricos del Servel indican que cuatro asesores de Oliva están entre los mejor pagados en una campaña. Solo en las candidaturas presidenciales de Sebastián Piñera y Beatriz Sánchez hay valores similares.

El centro de estudios vinculado al Partido Comunes facturó otros $120 millones asociados a la campaña de gobernadores.

Por supuesto que en Twitter las reacciones no se hicieron espera. Aquí un resumen de las mismas:

/gap