A propósito de certezas hay una que definitivamente ya no existe, la de la economía.

El futuro es incierto, coinciden de uno y otro lado.

Y para Oscar Guillermo Garretón detrás de eso está el hecho de que la economía ya no la conducen el Ministro de Hacienda y el Banco Central sino “mayorías parlamentarias en sintonía con ‘opinólogos’ de matinal”. Según él, “la economía ha entrado a una pendiente de fuerte deterioro” y “2022 y 2023 serán, con suerte, años de escaso crecimiento”. Que mayor prueba de eso, agrega, que “capitales ya partieron en busca de países menos hostiles y con políticos más responsables” y el mundo financiero pasó a estado de alerta con Chile”.

De milagro chileno, para algunos parece que pasamos a pesadilla, o al menos a un mal sueño.

 Boletín semanal de Opinión de La Tercera .

/gap