Solo horas después de que el diputado del Frente Amplio, Gabriel Boric, lograra amarrar su paso a la segunda vuelta presidencial, donde competirá con José Antonio Kast (Partido Republicano), se produjo este lunes la primera tensión -post comicios- con sus socios de pacto, el Partido Comunista (PC).

El roce lo generó una declaración que realizó en la mañana el candidato de Apruebo Dignidad (que agrupa al Frente Amplio, al PC y a movimientos) en un matinal, cuando se le consultó si el exabanderado comunista, Daniel Jadue, alcalde de Recoleta y a quien Boric venció en primarias, asumiría un rol en un eventual gobierno.

Daniel está bien en el municipio y se va a quedar en el municipio. En el gobierno necesitamos gente transversal. Tenemos que salir a hablarle a todo el mundo y ahí yo no tengo ninguna duda que Daniel va a colaborar en esa línea desde la Municipalidad de Recoleta”, aseguró, en momentos en que tanto su candidatura como la de Kast tienen que hacer acomodos para enfrentar el balotaje.

En el PC no cayó bien que Boric aludiera en esos términos a su exabanderado y la molestia se hizo pública a través de una declaración en la que llegaron a pedir explicaciones a su propio abanderado.

“Creemos que quien fue nuestro candidato puede colaborar desde Recoleta; en cualquier lugar y con transversalidad. La alusión a una supuesta ‘no transversalidad’ merece una explicación a nuestro partido”, señalaron en el escrito difundido.

Poco antes, el propio Jadue -en la misma red social- había hecho eco también de la alusión de Boric escribiendo: “Con mucha fraternidad: En estos minutos es imprescindible la humildad y la unidad verdadera. La transversalidad incluye al PC y todos sus militantes, que han aportado con fuerza y real compromiso a esta importante votación de Apruebo Dignidad”.

/gap