La Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) lleva a tribunales a su principal socio comercial. Nike, la empresa de indumentaria deportiva que viste a la Roja desde 2015, en una negociación que se realizó bajo la época de Sergio Jadue, no ha pagado la cuota correspondiente que va desde julio de 2019 a julio de 2020. Según el contrato que ambas partes firmaron, la marca estadounidense debía cancelar US$ 7 millones anuales que se abonarán hasta el Mundial de Qatar 2022.

En Quilín se les acabó la paciencia. Ya no van a esperar más por el dinero que hoy urge frente a la crisis económica provocada por el Covid-19. Frente a tal escenario, interpusieron una demanda en el 10° Juzgado Civil de Santiago contra Nike de Chile Limitada. En el escrito, la casa que representa al fútbol chileno exige el pago de 140 mil UF, que equivale a $ 4.200 millones, correspondiente al monto adeudado durante la temporada 2020. Nike solo abonó 5 mil UF durante la temporada.

Según pudo averiguar La Tercera, la ANFP intentó buscar una solución con su principal socio comercial, pero la falta de comunicación obligó a recurrir a la justicia. Entre los argumentos que esgrime la firma con sede en Oregon es que la Roja no dio cumplimiento a una de las cláusulas establecidas en el contrato, en el que se exige que el equipo que hoy comanda Martín Lasarte debía disputar al menos 10 partidos por temporada.

Cabe mencionar que en 2019-2020 la Roja estuvo casi un año sin jugar. Debido al estallido social, en el que se desistió voluntariamente de disputar el amistoso frente a Perú, y luego por la pandemia, la Selección jugó con un desfase de casi 12 meses. En 2019, el último duelo disputado fue ante Guinea, el 12 de octubre, en la victoria por 3-2 en el amistoso jugado en España. El equipo que en ese momento conducía Rueda reapareció recién el 8 de octubre de 2020, en la caída 1-2 frente a Uruguay, por las clasificatorias al Mundial de Qatar 2022.

En septiembre de 2020, Pablo Milad ya daba indicios de los problemas de caja que estaban afectando a la sede de Quilín por el no recibir los pagos comprometidos. Nike era una de ellos: “La verdad es que la pandemia no solo es sanitaria, sino que también es económica y la ANFP no está exenta de los problemas, principalmente con recursos, donde hay sponsors con los que hemos tenido problemas de pago significativos”, advertía el presidente de la ANFP. Además de Nike, en Quilín sufrían con el desfase de los pagos de Mediapro, su otro gran socio, que posee los derechos de televisión de la Roja junto con Chilevisión. Todos estos líos le genararon un déficit de US$ 10 millones. Una cifra considerable, sobre todo en tiempos de vacas flacas.

Nike asumió que no debía pagar el monto exigido pues no recibió el servicio acordado. Y hoy, frente a la demanda que los enfrentará en tribunales, deberá demostrar que hubo detrimento de su patrimonio ya que la decisión adoptada de no pagar la totalidad del monto comprometido fue tomada de manera unilateral. La ANFP juntará antecedentes para recurrir a la La Comisión de Comercio Internacional o Interstate Commerce Commission (ICC), ya que finalmente el acuerdo se concretó con la firma que tiene sede en Estados Unidos.

La primera audiencia entre ambas partes está pactada para el próximo 17 de marzo, a las 10.30 horas. Será la primera vez que la ANFP se vea las caras en tribunales con su, hasta ahora, principal socio comercial.

/psg