El cobre anotó este jueves su tercera caída consecutiva en el Bolsa de Metales de Londres, lo que provocó que perdiera el piso de los US$4 la libra, del que no bajaba desde el pasado 4 de marzo, hace tres semanas.

Esta vez registró una fuerte baja de 2,61%, al transarse en US$3,9830 la libra contado “grado A”, lo que se compara con los US$4,0895 del miércoles y los US$4,0890 del martes.

Así, marcó su valor más bajo desde el pasado 10 de febrero, cuando se negoció en US$3,9235. Con ello, el promedio del mes se ubicó en US$4,0967 y el anual en US$3,8456.

La fuerte caída apuntada hoy coincide con la discusión en el Congreso chileno de un proyecto que busca establecer un royalty a las empresas mineras por la explotación de cobre y litio en el país, gravando con un 3% el valor nominal de dichos minerales, y que fue aprobado ayer por la Cámara de Diputados.

Sumado a esto, a nivel internacional preocupa la demanda de China, principal consumidor de metales. Según consignó Reuters, “las preocupaciones sobre la demanda china y un dólar más fuerte – que esta mañana superó el nivel de los $730- son los principales factores macro que están causando una pérdida generalizada del apetito por el riesgo en todo el espacio de las materias primas”, aseguró Ole Hansen, jefe de estrategia de materias primas de Saxo Bank en Copenhague.

En esa línea, el experto aún ve este movimiento como una corrección, “una muy atrasada, pero si el cobre se debilita mucho más, es una señal general de mala salud porque el cobre realmente ha sido una fortaleza en términos de perspectivas, una con los fundamentos más sólidos”.

/psg