Tras llegar segundo en la primera vuelta presidencial, el candidato a La Moneda de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, convocó a un equipo de expertos cercanos a la centroizquierda para revisar los aspectos económicos de su programa. El resultado de esa revisión fue presentado el miércoles en un intento por tratar de captar a los votantes de algunos de los que fueron sus contrincantes en las votaciones del pasado 21 de noviembre.

¿Cuánto del Partido Comunista quedó en el programa del abanderado tras la intervención del consejo asesor? Para Tomás Flores, economista senior de Libertad y Desarrollo, “el cambio en el sistema sanitario y de previsión es donde se mantuvo el corazón del programa y la influencia del Partido Comunista”.

Se trató de un ejercicio complicado para el frenteamplista. Al poco a andar, Guillermo Teillier, timonel del Partido Comunista -principal integrante de la coalición de Apruebo Dignidad- aseguró que estaban disponibles para conversar sobre temas programáticos, pero “hay un programa de Apruebo Dignidad y ese es el programa”. Dichos que fueron luego replicados por la diputada comunista Camila Vallejo, integrante del comando político de la campaña, quien dijo en La Red que “nuestro candidato presidencial ha sido claro en que no se va a cambiar el programa“.

Señala Flores que “hubo matices, algunas medidas se aguaron y otras siguen tan imprecisas como antes, pero donde se subió el volumen, en donde diría que existe mayor discusión en ese comando es en el cambio radical al sistema previsional y de atención de salud. Del documento que entregaron ayer, gran parte se refiere a qué va a pasar con las Isapre y con las AFP”.

El propio Gabriel Boric al ser consultado por los cambios con respecto a la primera vuelta respondió: “No diría que hay diferencias contradictorias. Estamos planteando adendas a nuestras propuestas”.

Max Colodro, doctor en Filosofía y director del Magíster en Comunicación Política y Asuntos Públicos de la UAI, afirma que el PC “es un partido con sentido estratégico, que mira los procesos con lógica de largo plazo. Va a estar especialmente preocupado de que la línea política del gobierno esté muy coordinada con el trabajo de la Convención Constitucional, y que los cambios propuestos por ambos tengan un gran objetivo: un constante aumento del poder del Estado y un debilitamiento del sector privado y, en especial, de los grandes grupos económicos”.

En esta línea, como explica Flores, el documento presentado por Boric el miércoles en lo referido al sistema sanitario dice explícitamente que “implica la desaparición de las Isapre tal y como las conocemos” y el senador de Revolución Democrática, Juan Ignacio Latorre -que integra el comando del candidato-, reconoció que los fondos de las AFP no serán heredables. “En los sistemas de seguridad social no existe la propiedad privada como la entendemos hoy en el sistema de AFP, que se ha manifestado con tanta nitidez con los retiros”, dijo Latorre en radio Pauta.

Para el exministro de Hacienda de Eduardo Frei y militante del Partido Socialista, Manuel Marfán, más allá de las similitudes programáticas con el PC, Boric debe analizar cómo hacer viables sus propuestas con la conformación del Congreso. “Es evidente que va a necesitar alianzas para poder aprobar proyectos de ley en esta dirección. Va a necesitar votos de parlamentarios independientes, tiene que crecer hacia el centro”, plantea.

Marfán agrega que “si sale elegido en el balotaje, no va a contar con mayoría en el Congreso, por lo tanto, es evidente que tiene que moderar sus planteamientos. Lo principal que señala es una gradualidad en alguna de las propuesta que ha realizado”.

A continuación, los aspectos del programa de Boric en los que aún persiste la mano del PC:

Fin de las Isapres: 7% de cotización obligatoria a Fonasa

El área de salud es uno de los puntos que Flores menciona como huella del Partido Comunista en el programa de Boric. El programa de Daniel Jadue cuando competía en las primarias de su sector apuntaba: “Sustituiremos gradualmente la cotización de salud por aporte fiscal desde los impuestos generales”.

En tanto, el primer programa del candidato de Apruebo Dignidad, y que después fue bajado de su plataforma web, es escueto en mencionar que se realizaría una reforma estructural del financiamiento de la salud, creando un fondo universal de salud (Fonasa universal), sacando a las Isapre de la seguridad social; y añade en un apartado adicional que se generará un Fondo Universal de Salud (FUS) con un administrador único, para avanzar hacia la universalización de la cobertura de Fonasa.

El objetivo entonces era que todas las personas del país queden afiliadas a dicha institución, con una cotización del 7% y que las Isapre se transformen en seguros complementarios voluntarios.

La propuesta actual del candidato no dista de lo ya mencionado, sino que profundiza ciertos aspectos. El documento actualizado este miércoles establece la realización del FUS a través de “protección financiera y acceso según necesidad”. Este sistema sería el único administrador de los recursos, con una universalización de la cobertura de Fonasa y se explicita el término del sistema de Isapres limitándose a seguros complementarios voluntarios. “Esto implica la desaparición de las Isapre tal y como las conocemos”, señala el documento.

Para el economista de Libertad y Desarrollo, esta modificación en la recaudación del 7% implicaría una “especie de estatización de todas las cotizaciones”, ya que dicha cifra, que actualmente se entrega al sistema de salud que prefiera el usuario, “se la llevaría el Estado”.

“Si una persona tiene una enfermedad, esa persona tiene que ir al Estado y que él te asigne el médico y el hospital al que debes ir. Si esa persona quiere ir a su médico de siempre que atiende en una clínica, el Estado le va a decir: ‘no, un momento, eso páguelo usted por su cuenta’”, describe Flores.

Respecto a las similitudes en los programas de gobierno, Flores apunta a que si bien el primer documento contaba con “menos nitidez, ahora queda mucho más claro lo que quieren hacer”.

Añade que el riesgo de la propuesta es que muchas personas no podrán financiar dos seguros de salud, sobre todo para enfermedades crónicas que cuentan con médicos con seguimiento permanente. “No es fácil que le digan a una persona que debe ir al médico que le asignó el sistema estatal en un hospital público”, ejemplifica.

Continúa la propuesta de la Pensión Básica Universal

“Proponemos que todos y todas las jubiladas tengan un piso de dignidad por medio de una Pensión Básica Universal”. Esto era lo que estaba previsto en el Plan de Gobierno que presentó Daniel Jadue de cara a las primarias en las que perdió frente a Boric.

La propuesta presentada por el abanderado de Apruebo Dignidad hace dos días mantiene esa misma línea. “Al inicio del gobierno ingresaremos un proyecto de ley que cree la Pensión Básica Universal”, se señala en el documento, en el que se especifica que el monto será de 250.000 pesos y beneficiará a todas las personas a partir de los 65 años de edad.

En el primer programa que Boric publicó en su página web ya estaba prevista la Pensión Básica Universal, pero de manera más escueta. “Se crea una pensión para todas las personas, independiente de sus contribuciones previsionales (…) El monto de este beneficio debe cumplir estándares de suficiencia y, a lo menos, cubrir un estándar de vida adecuado para las y los pensionados”, se indicaba en la primera propuesta, sin especificar edad de los beneficiarios ni monto de las pensiones.

“En el caso de las AFP no hay tanto cambio, pero hay más volumen de sonido. Van a subir la cotización: hoy día es 10%, la llevarán a 18% y todo ese dinero se iría al ente estatal”, explica Flores.

“Lo que sí modificaron es el hecho de que ya no habría un a especie de traspaso forzoso de los que tenemos ahorros en una determinada AFP. El programa dice que los que tienen ahorros en la AFP los pueden mantener allí, pero hay una trampa: el 10% de ahorro la AFP lo administra, le saca rentabilidad y con el 1% de comisión financia sus costos de operación. Si toda la cotización se va al ente estatal ya no va a haber comisión, entonces la AFP va a tener que administrar un fondo de pensión y no tendrá cómo pagar a los trabajadores. Lo anunciado implicaría la quiebra de la AFP. El temor es que cuando empiecen a quebrar las AFP el Estado venga y diga: ‘ya, todos los fondos que está allí, me los llevo yo”, advierte el economista.

En efecto, la más reciente propuesta plantea “un nuevo sistema de pensiones sin AFP” que “será público, se financiará con contribuciones de empleadores, trabajadores y con impuestos generales, será mixto y contará con participación tripartita en su administración. Para implementar el nuevo sistema se propone crear una institución pública a cargo de su administración”.

Lo que sí, en la última propuesta de Boric se indica que habrá “gradualidad para su implementación”, que “se definirá de forma consistente con los incrementos de recaudación que se realicen y con el compromiso de materializar una trayectoria de consolidación fiscal”.

Salario mínimo: Boric, 500.000 pesos; Jadue, 567.000

Las propuestas incluidas por Boric esta semana en materia de salario mínimo son similares a las que había planteado Jadue de cara a las primarias, con la diferencia de que el diputado de Convergencia Social fija un monto 67.000 pesos por debajo del previsto en el programa del PC.

“En nuestro gobierno iniciaremos una alza escalonada del salario mínimo, con el objetivo de que nadie que trabaje una jornada completa viva junto a su familia bajo la línea de la pobreza superando los $500.000 al final del Gobierno”, se indica en la última propuesta del candidato de Apruebo Dignidad.

El programa de Jadue también planteaba un incremento en este monto: “Impulsaremos un aumento escalonado de manera semestral del salario mínimo en la legislación vigente, para alcanzar, al final del periodo, un salario mínimo de $567.000“.

Eso sí, en el último plan presentado por Boric se matiza la implementación de este aumento, sobre todo en lo que este incremento podría afectar a las pymes.

Flores hace énfasis en este cambio: en la progresividad de la implementación del mencionado aumento y en las medidas encaminadas a facilitar que las pymes puedan cumplir con dicha disposición.

“Al principio era muy desafiante el primer programa. El asesor de Jadue decía que si las pymes no podían pagar el salario mínimo que ellos iban a fijar no iban a llorar por las pymes que quebraran. Era muy violento al principio. Eso desaparece. Se indica que va a ser más pausado, que va a haber crédito a las pymes. Ahí hay una corrección”, dice Flores.

Marfán, por su parte, advierte la poca viabilidad de estas propuestas. “Dice que en un plazo de cuatro años llegará a un salario mínimo de 500.000 pesos mensuales, lo cual para muchas empresas significa también elevar los costos laborales. Entonces, en un eventual gobierno de Boric eso no tiene factibilidad y debería optar por una moderación de los costos”, asevera.

“Persiste la debilidad en las cifras”

La falta de precisión con respecto a las cifras es uno de los aspectos que se mantienen en las propuestas económicas presentadas por el abanderado de Apruebo Dignidad, incluso en las que dio a conocer este miércoles, señala Flores.

“El royalty ha recaudado 300 millones de dólares, ese es el promedio de recaudación y este año que va a ser excepcional porque puede que sea el doble: 600 millones de dólares en el mejor año de muchos años de precio del cobre. En este sentido el programa plantea que se recaudarían a 2.500 millones de dólares. Entonces uno se pregunta: ¿pero que tasa de impuesto?”, indica el economista.

“Me sorprendió que plantea algo como eso, que es recaudar hasta 6 veces más de lo que se ha recaudado, sin indicar cuál es la tasa de impuesto, cuál es la base tributaria, si es sobre el precio o sobre el margen, sin indicar el sistema de pago. Es decir, sin indicar nada, solo indicando que el nuevo impuesto va a recaudar varias veces más de lo que ha recaudado en los últimos años“, agrega.

Para Colodro, “el PC no está preocupado de los cambios en el programa. Tiene claro que los programas al final son poco relevantes, salvo en los momentos de elecciones. El PC espera el triunfo de Boric y a partir de ese momento hará valer su peso e influencia en la conducción política del gobierno”.

Señala Colodro que un tema central para el PC es la “renacionalización de los recursos naturales, junto a la ampliación de los derechos sociales financiados por el Estado. Otro tema: el control cada vez más estricto de los recursos que van a las FF.AA., esas y otras cosas son las que le importan al PC. Los cambios en un programa en función de concesiones electorales de última hora, no le quitan el sueño”.

Por Diana Lozano y Francisca Escalona para El Líbero

/psg