Iván Duque, presidente de Colombia, intervino ante la 76° Asamblea General de las Naciones Unidas en su último discurso como mandatario del país sudamericano. Desde Nueva York, el jefe de Estado fue tajante en sus reparos contra el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, frente al cual pidió elecciones libres, transparentes y con veeduría internacional.

En primer lugar, en medio de la lucha por la contingencia del covid-19, el mandatario recalcó que Colombia también enfrenta “la peor crisis migratoria que golpea al planeta. La de millones de venezolanos que huyen de la narcodictadura y de la infamia”, anotó Duque.

Frente a esto, resaltó que Colombia asumió el reto de brindar estatus de protección temporal a los más de 1.800.000 migrantes que viven en el país. Sin embargo, señaló que existen costos fiscales altos al interior del proceso e hizo un llamado a las mesas de donantes establecidas para desembolsar montos prometidos por miembros de la comunidad internacional.

Frente al tema del país vecino, el mandatario también habló sobre la dictadura de Maduro y los diálogos que sostiene con el gobierno interino de Venezuela en México. Duque indicó que, a pesar de la esperanza que suscitan, no se puede ser ingenuo frente a los resultados que deben emitir. el único desenlace efectivo es la democracia y unas elecciones con garantías vigiladas internacionalmente.

“Si bien [los diálogos] dan alguna esperanza, no nos permiten ser ingenuos, pues el único desenlace efectivo de ese encuentro es la convocatoria cuanto antes de una elección presidencial, libre, transparente y con una minuciosa observación internacional. Cualquier salida que perpetúe el oprobio dictatorial y le permita al régimen ganar tiempo, agudizará el mayor desastre humanitario que conozca nuestro continente. El fin de la dictadura es el único camino viable para el bienestar del pueblo venezolano, y debe ser el propósito de la acción internacional”, aseveró Duque en su intervención.

“La inmunidad global requiere solidaridad”

Con respecto a otros temas, tal como se adelantó, el jefe de Estado habló sobre la situación de desigualdad que vive el mundo con respecto a las vacunas contra el covid-19.

“Hoy convoco a la comunidad internacional a fortalecer el multilateralismo en materia de salud y avanzar en la equidad para la distribución de las vacunas. Es nuestro deber moral”, expresó, quien también detectó fallas en el multilateralismo para responder a la crisis de forma equitativa.

Además, resaltó las brechas entre naciones para la obtención y aplicación de las dosis de inmunización. “Mientras que algunas naciones adquieren un número de dosis adicionales para seis o siete veces su población y anuncian terceras dosis de refuerzo, otras no han podido aplicar ni una sola dosis que les inyecte esperanza”, dijo, durante su intervención.

Duque advirtió, entre otras cosas, que los atrasos en la distribución de las dosis podrían exponer a la humanidad a variantes que tengan la posibilidad de atacar con mayor ferocidad. “La inmunidad global requiere de la solidaridad para que no exista acaparamiento de unos frente a las necesidades de otros”, añadió el mandatario.

Una agenda social sin precedentes

El presidente de los colombianos, a su vez, habló sobre la agenda social que rige en el país por la crisis que causó la pandemia. Según el mandatario, habría sido la más ambiciosa de la historia.

“Podemos decir, con orgullo, que somos el gobierno de Colombia que ha puesto en marcha la más ambiciosa agenda social de este siglo y, tal vez, de nuestra historia. Hasta diciembre de 2022, mantendremos una renta básica de emergencia, llamada Ingreso Solidario, para llegar a más de 4 millones de hogares vulnerables brindando un apoyo económico directo, a más del 25 por ciento de toda nuestra población”, indicó Duque.

A su vez, habló de los líderes sociales y los atentados de los que han sido víctimas. “Los retos son grandes porque las disidencias de las FARC, el ELN y otros grupos criminales que nunca han apostado a la paz, persisten firmes, en sus atentados contra la vida de líderes sociales, líderes ambientales y personas en proceso de reincorporación”, anotó.

Además, acorde a su línea de gobierno, recalcó la importancia de la llamada ‘Paz con legalidad’. “La lucha contra el crimen y la consolidación de la paz con legalidad, demanda que sigamos avanzando en la nula tolerancia frente a cualquier conducta de miembros de la fuerza pública contrarios a la constitución y la ley”.

Finalmente, cerró el discurso asegurándole a su público que, a pesar de la pandemia, la agenda del gobierno sigue en marcha. Esta vez, con énfasis en la reactivación y vacunación masiva.

/psg