El pasado domingo el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) reveló la investigación denominada Pandora Papers -que en Chile contó con la participación de Ciper y LaBot-, donde se dio cuenta de que la familia del Presidente Sebastián Piñera y Carlos Alberto Délano concretaron una millonaria compraventa de la Minera Dominga en Islas Vírgenes Británicas.

La investigación reveló que en diciembre de 2010 Délano -amigo del jefe de Estado- compró la participación de todos los otros socios en Minera Dominga, que incluía a la familia Piñera-Morel, en US$152 millones; y que parte de dicha operación se habría realizado en las Islas Vírgenes Británicas, donde se firmó un contrato que establecía un pago en tres cuotas. Según el reportaje, el último pago habría estado condicionado a que el sector no se declarara zona de exclusión.

Mientras el abanderado del Partido Republicano, José Antonio Kast, pidió a los candidatos -luego de conocida la información- no hacer uso del caso “de manera electoral”; las cartas de oposición, la senadora Yasna Provoste (Nuevo Pacto Social) y el diputado Gabriel Boric (Frente Amplio), apuntaron al daño que implicaría para el ecosistema de la zona que se emplace un proyecto minero como Dominga, y enfatizaron la necesidad de contar con autoridades transparentes.

Por su parte, el exministro y y abanderado del oficialismo, Sebastián Sichel, había escrito un breve mensaje a través de Twitter para abordar la polémica, solicitando “las explicaciones necesarias”.

Una declaración que profundizó este martes durante el ciclo “Presidenciales en la UC”, organizado por La Tercera y el Instituto de Políticas Públicas de la Pontificia Universidad Católica, que también contará con la presencia de Yasna Provoste, Gabriel Boric y José Antonio Kast en sus próximas ediciones.

¿Cómo toma, como exministro y candidato presidencial, las revelaciones de los Pandora Papers que involucran al actual Presidente Sebastián Piñera y su eventual conflicto de interés que tuvo al hacer esa compraventa?”, preguntó a Sichel la editora de La Tercera Domingo, María José O’Shea.

“Lo primero, y lo digo honestamente, me cuesta entenderlo porque nunca he tenido ni de cerca un patrimonio así. Y, por lo tanto, creo que lo que necesitamos es transparencia total, una buena explicación”, respondió el abanderado, quien fue titular de Desarrollo Social durante el segundo gobierno de Piñera.

“Los conflictos de interés son la principal tragedia que tenemos en la élite y la política chilena. Por tanto, creo que se requieren más aclaraciones incluso de las que han habido hoy día. No basta decir que aquí la Justicia aclaró algo, sino que se requiere una aclaración concreta, dé porqué pudo haber espacio para un conflicto de interés que nunca debería existir en quien toma decisiones”, agregó.

Consultado por un eventual costo en su propia campaña a la Presidencia, Sichel puntualizó: “Al final está en juego la credibilidad del sistema político, en general todos los días, me encantaría que seamos lo más transparentes respecto a conflicto de interés en el mediano plazo. Todas las personas que están en el poder, antes, ojalá, hayan ejercido también en el mundo privado. Soy de aquellos que creen que uno no puede ser Presidente saltando del patio de la universidad, de dirigente, al Congreso, a La Moneda, porque te falta experiencia práctica. Pero lo que no puede pasar es que cuando estés en el Estado tengas intereses fuera de la política pública”.

El domingo en la tarde, tras conocerse la información, desde Presidencia habían emitido un comunicado en el cual aseguraron que “el Presidente nunca ha participado ni ha tenido información alguna respecto del proceso de venta de Minera Dominga, operación que se produjo en el año 2010, cuando el Mandatario ya no tenía ninguna participación en la administración de esas empresas”. Declaraciones que el Mandatario reiteró el lunes en la tarde en un punto de prensa desde La Moneda.

Revisa a continuación el primer capítulo del ciclo:

/gap