Que la van a “evaluar en su mérito” y que “no hay que adelantarse”. Esos son los argumentos que esgrimen diputados de RN respecto de la postura que adoptarán si es que finalmente la oposición ingresa la próxima semana una acusación constitucional en contra del Presidente Sebastián Piñera.

La postura de estos parlamentarios, según reconocen en Palacio, significa un flanco adicional para el gobierno, ya sorprendido y en alerta con el libelo. En estas primeras horas tras su anuncio por parte de la oposición, no han logrado alinear en su contra a todos los legisladores del sector.

El escrito en contra de Piñera -impulsado por diputados del PS, FA, DC, PPD y FRVS- se produce luego de que los medios Ciper y LaBot publicaran un reportaje a partir de la filtración de los Pandora Papers, en el que se da cuenta de que en 2010 el Mandatario vendió su participación en la Minera Dominga a su amigo personal Carlos Alberto Délano. La transacción se hizo en las Islas Vírgenes Británicas y el tercer pago de la venta estaba condicionado a que el sector no se declarara zona de exclusión, algo que dependía de una decisión de la administración que encabezaría el propio Jefe de Estado.

Y si bien la oposición cuenta con 83 votos, cinco más de los necesarios para aprobar el juicio, hay algunos parlamentarios de la DC -como Miguel Ángel Calisto, Manuel Antonio Matta y Jorge Sabag- que no han adelantado si están a favor. También hay dudas con los independientes Pepe Auth, Pablo Lorenzini, Carlos Abel Jarpa y José Pérez.

Así, en el Ejecutivo creen que es posible que el libelo se apruebe en la Cámara Baja, porque se está en medio de un periodo electoral. Pero apuestan a que, si pasa al Senado, se rechace debido a que ahí el quórum requerido es de 2/3, es decir, 29 senadores. La oposición tiene 24 escaños, contando a los independientes. Además, calculan que si pasa a la Cámara Alta se votará después de la primera vuelta, lo que descomprimiría la presión para “votar a favor” del libelo.

Los indecisos

Pese a eso, en Palacio reconocen que se abre un flanco en la Cámara Baja, debido a que desde las propias filas oficialistas hay diputados que -inesperadamente- se abren a estudiar la acusación, que están indecisos y que, a diferencia de sus pares, no han anunciado inmediatamente un rechazo. Entre ellos se encuentran los RN Leonidas Romero, Jorge Durán, Eduardo Durán, Hugo Rey y Andrés Celis. Ellos, en todo caso, aseguran no haber sido contactados por La Moneda.

Consultados por La Tercera, los diputados condicionaron un eventual apoyo al factor de que se sumen antecedentes nuevos, en medio de un contexto en que la fiscalía abriría una causa penal contra el Mandatario, pues el contrato original de la compraventa de Dominga no estuvo incluido en la investigación del 2017.

“Estoy abierto a estudiar el requerimiento, pero tengo que conocer el mérito del mismo para tomar una decisión. El Presidente tiene que dar una explicación detallada de este tema, puesto que es poco creíble que él no estuviera en conocimiento de los negocios”, dijo Eduardo Durán. Mientras que Hugo Rey añadió que “estamos a la espera de que la oposición presente todos los antecedentes para evaluar en su mérito esta acusación. Hoy día no es posible que nos pronunciemos”.

/gap