La variante R.1 del covid amenaza con convertirse en otro dolor de cabeza en plena pandemia. Esto porque existen estudios que indican que la variante tiene la capacidad de resistir las vacunas. Hasta ahora se detectó en 35 países y los primeros antecedentes científicos datan de marzo pasado, cuando surgió en un centro de adultos mayores en el estado de Kentucky.

Según publicó la revista estadounidense Newsweek, los científicos temen que la variante R.1 sea más infecciosa. En marzo afectó a 45 residentes y personal en un hogar en Kentucky. Pero existen pruebas que afirman que la detectaron por primera vez en Japón. Ahí se determinó que tiene una mutación que podría permitirle eludir los anticuerpos que tienen quienes están vacunados.

Hasta ahora hay 10.567 casos de variante R.1. En EE.UU. hay 2.259 casos, mientras que en Japón ya llegaron a los 7.519. El exprofesor de la Escuela de Medicina de Harvard William A. Haseltine dijo que las nuevas mutaciones de la variante R.1 podrían permitirle propagarse más fácilmente.

Luego Haseltine dijo que las cinco variaciones de la variante R.1 le pueden permitir “una mayor resistencia a los anticuerpos”, en un artículo escrito en Forbes a principios de esta semana. La R.1 contiene la mutación W152L, en una región de la proteína que es el objetivo de los anticuerpos. La mutación W152L también estuvo presente en una variante menor de la cepa Delta.

La Delta es hoy la cepa dominante de covid en EE.UU. y representa más de 98% de los casos circulantes, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Las variantes Eta, Iota y Kappa fueron degradadas recientemente de ser “variantes de preocupación” a “variantes bajo control”.

/psg