Como ha sido la tónica en estas clasificatorias en los minutos en que La Roja jugó mejor no tuvo gol y eso se paga muy caro. Por lo mismo, sin llegar mucho al arco de Bravo, Perú anotó dos goles y ganó merecidamente tres puntos que son muy trascendentes. Tanto para el que lo ganó como para el que los perdió

La principal novedad que presentó la selección chilena de entrada fue el ingreso de Marcelino Núñez. Ya en la mañana se sabía que Martín Lasarte había desistido de jugar con línea de tres y sorpresivamente quedaba en la banca Paulo Diaz, de gran presente en River Plate. El técnico optó por la dupla Maripán – Medel como centrales. Y lo otro que no estaba en los cálculos era el ingreso del joven volante de Universidad Católica, porque inicialmente se mencionó que iba Carlos Palacios como titular y que al final no jugó un solo minuto

Tras cinco minutos en que a La Roja le costó encontrarse en l cancha, posteriormente los cambios introducidos parecían darle la razón a Lasarte. Porque Chile comenzó a controlar el medio campo, con la calidad reconocida de Aránguiz, el orden de Pulgar, el despliegue de Meneses y las ganas de Núñez, especialmente importante en el trabajo con pelota detenida.

Así, antes de los 10 minutos, la Roja perfectamente pudo abrir la cuenta. Lo tuvo Maripán que no llegó a conectar un centro muy bien ejecutado por Núñez y especialmente lo tuvo Alexis Sánchez, en una pelota que le bajó muy bien de cabeza el Huaso Isla y que el tocopillano se demoró mucho en definir, perdiendo al final la mejor oportunidad de gol para la selección chilena.

Sin embargo, como ha sido la tónica en estas clasificatorias, Chile volvió a pagar caro por su falta de gol.

Por lo mismo, al rival le basta con llegar una vez y se pone en ventaja. Ocurrió nuevamente esta noche en Lima. Una desconcentración en el minuto 34¨y un lateral jugado directamente al área, como un centro, sobró a Mauricio Isla, fueron los dos centrales con Cueva y dejaron libres en el área a Paolo Guerrero y Sergio Peña. Fue este último el que recibió la pelota y fusiló a Claudio Bravo. El arquero consiguió manotear la pelota, pero no pudo hacer nada en el segundo intento del propio Christian Cueva y la pelota terminó dentro del arco.Imagen

El gol le dolió mucho a Chile, que incluso de ahí en más perdió la posesión de la pelota que hasta ese momento le pertenecía por completo.

Así se fue el primer tiempo. Con un resultado que algunos podrían calificar como injusto, pero mientras el reglamento de la FIFA no cambien aquello de que los partidos se ganan con goles, nada que hacer.

Y ojo que no se trata sólo de tener delanteros que hagan goles. Porque  Brereton es hoy el goleador de la Championship y Felipe Mora la está metiendo adentro bien seguido en la liga norteamericana.

El problema es que si nadie los habilita con ventaja es imposible que puedan hacer algo. Por lo mismo, extrañó que Lasarte no recurriera a Luis Jiménez, ya que el Mago tiene ese “pase gol” que a La Roja le hace tanta falta como el aire para respirar.

Más aún cuando optó por mandar a la cancha a Diego Valdés por un Charles Aránguiz, que no llegó bien físicamente  este partido y eso quedó en evidencia en la cancha.

El ingreso de Joaquín Montecinos, irreprochable, algo había que intentar para dar vuelta la historia y de hecho provocó la únia llegada de peligro en el segundo tiempo, con un desborde por izquierda y un centro que Jiménez conectó bien de cabeza, pero con poca fuerza.

Aunque no estamos convencidos si el que debía salir era Jean Meneses, uno de los jugadores más rescatables en esta pobre incursión que ha tenido la selección chilena en estas clasificatorias.

Ahora, la entrada de ambos coincidió con el segundo gol de Perú, luego que Claudio Bravo fue ametrallado por una serie de remates que concluyeron con un empalme de Sergio Peña para ponerle la lápida al partido.Imagen

Y posteriormente, cuando ya estaba todo resuelto, si entró el Mago Jiménez por un Ben Brereton, que para muchos puede haber sido una decepción, pero reiteramos que poco se puede hacer cuando nadie te hace un pase con ventaja.

Chile ha vuelto  perder y no sumó en una fecha en que sumaron todos los que están pelean por la clasificación o el repechaje. Por eso es que Qatar parece definitivamente una quimera. Estamos lejos, muy lejos.

Y parodiando esa serie que están tan de moda, nos referimos a El Juego del Calamar, Chile fue a jugarse el todo por el nada a Lima. Y le fue mal en la apuesta. Hasta el punto que pareciera que perdió la última vida que le quedaba.

por Gerardo Ayala Pizarro. Fotos: Twitter selección peruana