Un juego peligroso para Pablo Ortúzar, ese de dar una cuenta pública “que es un refundido de todo tipo de anhelos de diferentes grupos”, para luego sugerir que “todo eso puede ser suyo” si se aprueba la nueva constitución.

“Es parece un caso de manipulación, porque lo es”, dice.

Y va más allá: “El capricho de un lote le puede costar al país su futuro entero”. Según él, Boric lidera una izquierda que es el reflejo invertido de Pinochet. “Creen que acabando con la Constitución de 2005 se acaba el último rastro del general, cuando en realidad están impregnados de él hasta la médula. “En el closet de Atria, está Guzmán, en el de Jackson, Cuadra”.

¿Quién habita en el del Presidente? es la preguntan que sigue rondando.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap