Quedan menos de tres semanas para la fecha en la que está programado que se realicen las elecciones convencionales, municipales y regionales, un evento que a ratos aparece como incierto ante el alza de contagios y de pacientes críticos de covid-19, que han alcanzado en los últimos días peaks que no se habían visto en más de un año de pandemia.

Los comicios, han señalado desde el Gobierno, se van a realizar en la fecha y cualquier decisión sobre aplazarlos o modificarlos debe ser tomada por el Congreso. El ministro de Salud, Enrique Paris, opinó este lunes que un cambio así no debería hacerse con tan poca anticipación, y apostó a que las elecciones se realizarán “a no ser de que hubiera una real catástrofe”.

La pregunta que surge tras sus declaraciones es qué tipo de escenario y con los indicadores en cuáles niveles se podría considerar que el país vive una catástrofe. Según explicó la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, se trata de una suma de muchas variables que tendrían que entrar en crisis.

Uno de ellos es “tener un aumento del número de casos que significara un riesgo para las personas salir a votar sin las medidas de autocuidado”, según explico en radio Universo, aunque no precisó una magnitud de contagios.

Además de eso, señaló que se deben considerar “otros parámetros” que interaccionan entre sí. “Si nosotros hacemos 20 mil exámenes, obviamente el número de casos que vamos a tener es menor”, ejemplificó. Por eso destacó como prioritario el “poder mantener la capacidad de testeo que estamos teniendo”, que ha superado a veces los 75 mil exámenes de PCR informados en un día.

“También el parámetro de positividad. Si tenemos 6 mil casos con positividad de 5%, 7% u 8%, obviamente es bastante menor que de la época en que teníamos 30% o 40%. Otro factor es la tendencia al aumento del número de casos y lo cuarto la situación de las camas críticas”, añadió. “Probablemente la situación epidemiológica va a hablar por sí misma en ese momento”.

Las camas que hay vs. las que se necesitan

Hace una semana, la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, había señalado que “las únicas condiciones no idóneas para desarrollar las elecciones” era un escenario “muy muy extremo de colapso total de la red sanitaria”. Eso probablemente coincidiría, hipotetizó la doctora, con que “Chile completo esté en un nivel de confinamiento total”. Para definirlo con parámetros más concretos, Siches dijo que tendrían que confluir dos cosas: que haya una “señal clara” de que los casos nuevos “no van a disminuir” y que “la red sanitaria esté utilizada en su expansión máxima”, sobre el 95%”.

En el punto de la “expansión” es donde podría haber una clave, según explicó este martes el ex ministro de Salud, Emilio Santelices, a EmolTV. “95% hoy puede ser después el 80% porque hicimos crecer las camas”, planteó. Por eso, resaltó que no solamente importa el porcentaje de ocupación, sino también el estado de la “capacidad incremental de camas”.

El “colapso” para la ex autoridad sanitaria significaría que “el número de camas para poder recibir a los enfermos y la perspectiva de crecimiento de esos requerimientos se viera sobrepasada”. “Afortunadamente esa condición, al día de hoy, no está ni cerca, por lo tanto creo que es prudente seguir haciendo todos los esfuerzos para que eso no ocurra y que las elecciones puedan ser en la fecha señalada”, dijo. Aseguró también que, de alcanzarse efectivamente a ese punto, “no van a haber dos voces al respecto”.

Por su parte, la también ex ministra de Salud Helia Molina entregó como primer parámetro sanitario la curva de contagios y “en qué medida el Ministerio de Salud y todas las entidades que trabajan ahí han podido desarrollar al máximo el tema del testeo de los contactos, trazabilidad y aislamiento, porque esa es la única forma de parar la ola de contagios”, dijo a CNN.

“Otro criterio que es muy importante es la ocupación de las camas UCI. Si yo tengo un colapso en el sistema de salud, yo creo que tenemos que evitar cualquier situación que pueda aumentar los contagios”, dijo, señalando como margen un 95% a nivel nacional. Eso implicaría, a su juicio, que “cualquier aumento pequeño que se produjera con la movilidad que requiere una elección a nivel de todo el país” podría generar una situación compleja.

Hay quienes agregan, además, que con un mayor traslado entre distintas localidades del país aumenta el riesgo de accidentes, para los que tampoco habría disponibilidad de atención.

/psg