Estefanía Gutiérrez, madre de Tomás Bravo, anunció la semana pasada que se alejaría de redes sociales. Además, hizo un llamado a sus seguidores.

«Antes de juzgar y hablar tanto, piensen lo que pondrán y escriben (…) Averigüen si les interesa el caso, pero no lleguen y hablen. Nadie sabe la situación que vive cada uno. El sufrimiento hoy puede ser yo, mañana ojalá no sea de ustedes. Sean empáticos y que Dios los bendiga», escribió la joven, quien cumplió su palabra y dejó a un lado las publicaciones.

Este lunes, Gutiérrez retornó a Instagram con un enigmático mensaje.

«Queridos amigos y seguidores, gracias por su apoyo hace mí, pero obviamente hacia mi hijito. Les quiero pedir un favor: No malgasten su sagrado tiempo en responderle a gente ridícula que no aporta en nada, mal intencionada, que se cree perfecta, que habla calumnias y cosas sin saber y sobre todo juzga», dijo, sin especificar a qué o quiénes se refería.

«Pidan justicia»

De igual manera, la mujer aclaró que «mi hijo solo necesita que oren por él, que alcen la voz y pidan justicia».

«Dios ya dijo que pronto hará justicia por él, que todo se aclarará y hará morder lenguas, yo no guardo rencor. Yo todo se lo dejo a Dios», cerró.

Cabe recordar que el pasado viernes, Estefanía Gutiérrez y la abuela materna de Tomasito, Elisa Martínez, mantuvieron una reunión con la fiscal a cargo del caso, Marcela Cartagena.

Al finalizar ese encuentro, en el cual también participó el abogado de la familia, Alejandro Espinoza, Martínez se refirió a las líneas investigativas que se manejan sobre el crimen.

«Hay involucrados terceros. Eso está claro. Ahora hay que buscar quiénes son los culpables y enfocarse no solamente en una persona. Lamentablemente, son todos sospechosos. y eso se está haciendo ahora. Se están investigando todo lo que sea necesario para llegar a la verdad», dijo.

/psg