Dentro de cinco años, en 2026, el PIB per cápita de Chile llegará a los US$30 mil, medidos a paridad de poder de compra (PPC), convirtiendo al país en el primero en América del Sur en llegar a esa cifra.

Así lo proyecta el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la actualización de esta mañana de su World Economic Outlook (WEO), donde además subió la perspectiva de crecimiento de Chile desde un 6% a 6,2% para 2021, con lo que nuestro país será además el primero en América Latina en volver a niveles precrisis sanitaria, lo que podría suceder a finales de este mismo año.

Según los cálculos de la entidad, el PIB per cápita de Chile llegará a fines de 2021 a US$24.928, lo que equivale a un alza de US$1.561 en relación al cierre de 2020. En América del Sur le sigue Uruguay, con US$23.474 al cierre de este año y Argentina, con US$22.474. La cifra de este último país, sumido en una larga crisis económica, y a pesar de que se espera un alza de 5,8% para su economía en el presente ejercicio, será recién similar a la que tenía en 2017.

Si se extiende la comparación a toda América Latina, Chile tiene el segundo PIB per cápita más alto, tras Panamá, que ya este año cerrará sobre los US$30 mil, según anticipa el FMI. Es más, cuando Chile alcance ese nivel, en Panamá estarán llegando a los US$40 mil.

Mientras, en el último lugar en Sudamérica aparece Venezuela. El otrora país más rico de la región cerró 2020 con US$5.178 per cápita, la cifra más baja desde que hay registro en la serie del FMI, en 1980, y un tercio del valor exhibido en 2016. Para 2021 y los años siguientes, el Fondo no hace estimaciones, debido a las dudas y problemas con los datos de ese país.

Con todo, a pesar de que la estimación sobre Chile es de las más positivas de la región, da cuenta también de los efectos tanto de la crisis sanitaria como de la crisis social. Previo a todo esto, en 2018, el FMI proyectó que el país llegaría a los US$30 mil per cápita en 2022. Hoy esa meta se aplazó en cuatro años.

La cifra de nuestro país de todas formas aún está lejos de los países más ricos del mundo, como Luxemburgo, cuyo PIB per cápita llegará este año a US$122.740 o Singapur -una de las economías más abiertas del mundo-, con US$102.741. En tanto, Estados Unidos cerrará el año en US$68.308 per cápita.

/psg