La misma noche del domingo, cuando incluso no había terminado de ser escrutado el 100% de los votos, pero ya se tenía claro cuáles eran los candidatos que iban a la segunda vuelta, José Antonio Kast, que pasó de primero con 27;91% de los votos, no perdió tiempo en buscar nuevos electores y en el discurso de celebración de pase al balotaje se quitó el pin del Partido Republicano. “Hoy dejo la presidencia del Partido Republicano para poder asumir con mucha amplitud y mucho corazón a todos aquellos que nos miraban con distancia”, dijo mientras se quitaba el símbolo de la colectividad.

Gabriel Boric, que pasó segundo con 25,83% de los votos, parece no tenerla tan fácil para quitarse la “mochila” del Partido Comunista. Según analistas, esto le va a poner difícil al candidato de Apruebo Dignidad atraer a más electores y, en consecuencia, ganar la presidencia.

“Boric va a tener que ampliarse a otros segmentos de votación y mientras tenga la mochila del PC va a ser muy difícil. Si quiere optar a mayorías le conviene ampliarse a un mundo más de centro, más democrático, más vinculado al orden, y tratar de lograr acuerdos más transversales. En la vereda contraria, Kast sí está haciendo eso: se desprendió simbólicamente del pin del Partido Republicano y ya empezó cambios programáticos de alianza con otros partidos”.

Así lo asevera Rodrigo Arellano, vicedecano de la Facultad de Gobierno de la Universidad de Desarrollo. “En la medida en la que a Boric le tome más tiempo esa decisión, más cuesta arriba se le hace poder ampliar su margen de votación. Kast no tiene la carga que tiene Boric, con un partido que históricamente ha representado valores antidemocráticos y que ha validado la violencia. Ese es uno de los elementos que van a ser centrales en la segunda vuelta como mecanismo de acción política”, agrega.

Ahora bien, el domingo la votación no solo fue para el cargo de presidente de la República. En esa misma jornada electoral se eligieron diputados y senadores. En esas instancias los comunistas se situaron como el partido más fuerte de de Apruebo Dignidad: en el Senado lograron el triunfo de 2 candidatos, habiendo inscrito a 5; mientras que en el Congreso obtuvieron escaños para 12 de los 37 aspirantes que tenía para la Cámara Baja.

El politólogo Mauricio Morales se refiere precisamente al peso que el Partido Comunista tiene en la coalición que apoya a Boric tomando en cuenta los resultados que logró en las elecciones legislativa. “El dilema de Boric no es menor. El PC es el partido que manda en la coalición, pues es el más grande, y no aceptará ninguna clase de ninguneo. Pero al mismo tiempo, Boric necesita el apoyo de los votantes moderados. Lo que debe evaluar es si el costo por moverse hacia el centro es mayor o menor al costo por mantenerse inmóvil en la postura refundacional del PC. Es decir, si lo que gana hacia el centro, lo pierde en el extremo”, sostuvo.

En efecto, el lunes Boric hizo el ademán de tratar de distanciarse “un poco” del PC. En el matinal Contigo en la mañana de Chilevisión, el candidato presidencial fue enfático en que Daniel Jadue se mantendría como alcalde de Recoleta y puso en duda su capacidad de tener un discurso transversal en lo que queda de campaña.

“Yo estoy en buena posición con Daniel (Jadue) y creo que hay muchas cosas que se pueden aprender de las buenas experiencias de la municipalidad de Recoleta (…) Pero Daniel está bien en el municipio y se va a quedar en el municipio, en el gobierno necesitamos gente que sea transversal”, dijo, como se puede apreciar en el minuto 5:14.

 

 

El PC no tardó en reaccionar y a las 4:31 de la tarde de ese mismo lunes 22 de noviembre publicó un mensaje en su cuenta en Twitter en el que salió en defensa de Jadue. “La alusión a una supuesta ‘no transversalidad’ merece una explicación para nuestro partido”, se indicó.

 

 

Para la mañana del día siguiente, martes 23 de noviembre, la publicación ya había sido eliminada. “El PC se dio cuenta que debe bajar las revoluciones, y que no debe convertirse en un obstáculo para que Boric avance a electores moderados. Sería irracional que en una segunda vuelta el PC decida tironear al candidato en lugar de facilitar su avance”, explica Morales.

“El Partido Comunista debiese estar dispuesto a tolerar el avance hacia el centro por parte de Boric, pues de lo contrario va a ganar Kast”, agrega.

El que no borró el tuit fue el propio Jadue, que desde sus redes sociales también le respondió a Boric. “La transversalidad incluye al PC y a todos sus militantes”, le señaló.

La controversia entre Boric y uno de los partidos de su coalición lo que hace es hacerle mucho más notoria la “mochila” que le representa el PC. Todo esto, mientras Kast tiene ya dos días avanzando sin la insignia del Partido Republicano.

“A esta altura ya a nadie le resulta un misterio que el PC, sin perjuicio de que haya obtenido una mejor votación en senadores y diputados, se ha transformado en un problema sin solución para el Boric. Una polémica con el Partido Comunista lo que hace, de alguna u otra forma, es meterlo en temas políticos, que no son lo que está buscando la ciudadanía, que lo que quiere son respuestas a sus problemas”, advierte Arellano.

El candidato frenteamplista parece tener clara la inconveniencia de tener un pleito mediático con el PC y la mañana de este martes se negó a referirse nuevamente al asunto que él mismo había planteado el día anterior.

“Acá estamos hoy día en La Pintana para hablar de cómo vamos a enfrentar en conjunto con los territorios la delincuencia, no para habar de peleas políticas que a la gente no le interesan, así que a eso nos vamos a dedicar”, le respondió a un periodista que le preguntó sobre el “llamado a la transversalidad que tuvo respuesta de parte de ellos (el PC) “.

 

Se puede estar moviendo, pero eso no le garantiza más votos

Pese a los inconvenientes con el Partido Comunista, que han sido públicos, ya algunos partidos o excandidatos han manifestado su apoyo al abanderado de Apruebo Dignidad.

“La gran incógnita es si los votantes demócratacristianos van a estar con Boric a plenitud o no. Una cosa es lo que hagan o digan las directivas de los partidos y sus líderes políticos, y otra muy distinta es la decisión que tomen los votantes. A diferencia de la política de los 90, en la que los electores eran disciplinados en función de lo que decían o proponían sus líderes, hoy los son más autónomos”, advierte Morales.

La misma noche del domingo el presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde, hizo un llamado a votar por Boric, sin condiciones, sin negociaciones. “En ese contexto queremos formalmente llamar a todas las chilenas y chilenos en favor del candidato Gabriel Boric. Hacemos este llamado sin ambigüedades, sin cálculos, por una convicción profunda de lo que está en juego en nuestro país”, dijo.

Yasna Provoste, que no le dio su apoyo automático a Boric el domingo en la noche cuando salió a reconocer su derrota -quedó quinta con 11,61% de los votos-, dijo ayer ante los medios cómo es que va a sufragar el próximo 19 de diciembre. “El 19 de diciembre votaré por Gabriel Boric. No tengo dudas de que votaré a favor de la estabilidad del país”, aseveró la senadora. Lo que, en realidad, no significó una gran sorpresa.

Horas antes, la presidenta de la Democracia Cristiana, Carmen Frei, había recomendado a su tienda política apoyar la candidatura del abanderado de Apruebo Dignidad, para la segunda vuelta.

El lunes el PPD llamó a apoyar a Boric en segunda vuelta sin condiciones, señalando que el objetivo es lograr un gobierno de transformaciones.

A pesar de estos apoyos, los votos no están seguros, en criterio de los analistas. “No es automático realizar la sumatoria de todos  los votos de Provoste, de Meo, de Artés hacia la candidatura de Boric. Estamos en presencia de votantes menos ideologizados y mucho mas pragmáticos”, insistió Morales

/Reportaje de Diana Lozano para El líbero

/gap