Hace un año, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advertía por primera vez en un Panorama Económico Mundial (WEO, por su sigla en inglés) de la incertidumbre extrema que provocaría la pandemia en la economía, la cual catalogaba como una crisis “como ninguna otra”.

Doce meses después, el virus sigue sin dar tregua. “Ha pasado un año de la pandemia de Covid-19 y la comunidad mundial aún enfrenta una tensión social y económica extrema a medida que aumenta el número de víctimas y millones siguen desempleados”, señala la economista jefa del fondo, Gita Gopinath. Pero, pese a la incertidumbre, la experta precisa que “una salida a esta crisis económica y de salud es cada vez más visible”.

Esto se refleja en la mejora que aplicó el FMI a sus perspectivas para la economía mundial, la cual crecería 6% este 2021, por sobre el 5,5% previsto en enero. Y, para el año que viene, el alza del Producto Interno Bruto (PIB) sería de 4,4%, dos décimas superior a lo previsto en el último ejercicio.

¿Qué motivó la mejora? Principalmente la vacunación, que impulsaría la recuperación en muchos países a fines de este año, a lo que se suma el apoyo fiscal adicional en las grandes economías, destacando el caso de Estados Unidos.

Similar es la tendencia de lo ocurrido con la proyección de crecimiento para Chile, que ha mejorado reiteradamente. Si en octubre del año pasado el FMI proyectaba que el PIB local creciera 4,5% en 2021, esa cifra subió a 5,8% en febrero, y a comienzos de marzo llegó a 6%.

Ahora, solo un mes después, el Fondo volvió a revisar al alza su panorama, y prevé que la economía chilena crecerá 6,2% en 2021, destacando que es de los pocos países de la región -junto a Costa Rica y México- que ha logrado asegurar suficientes vacunas como para cubrir a su población. Así, el año que viene, la expansión se moderaría a 3,8%.

Eso sí, el impacto de la crisis se seguiría sintiendo, por ejemplo, en el mercado laboral chileno. Si bien bajaría este año, el desempleo promediaría 9% este año, mientras que los precios al consumidor alcanzarían una media de 3,1% en 2021.

Disparidad entre las grandes economías

Pese a las mejoras, Gopinath recuerda que “el futuro presenta enormes desafíos”, precisando que “las recuperaciones también divergen peligrosamente entre los países y dentro de ellos, ya que las economías con un lanzamiento de vacunas más lento, un apoyo político más limitado y más dependientes del turismo obtienen menos resultados”.

En concreto, el panorama más optimista para las economías avanzadas impacta positivamente el panorama global, lo que responde sobre todo a la mejora en las proyecciones para EEUU, que crecería 6,4% este año, ampliamente por sobre el 5,1% contemplado en enero. Así, el país gobernado por Joe Biden sería la única gran economía que superaría el nivel de PIB que se pronosticó para 2022 en ausencia de esta pandemia, año en que crecería 3,5%.

Distinto es el panorama de la eurozona, que crecería menos y más lento, o de China, cuyo PIB subiría 8,4% este año. De hecho, el informe detalla que aunque el gigante asiático recuperó su Producto previo a la pandemia en 2020, la mayoría de los países no lo haría hasta 2023.

Ante este escenario, el fondo alerta que las recuperaciones divergentes crearían “brechas más amplias en los niveles de vida de los países en comparación con las expectativas previas a la pandemia”, lo que se refleja en que, por ejemplo, la pérdida anual media del PIB per cápita entre 2020 y 2024 frente a la era prepandémica sería de 5,7% en los países de bajos ingresos, de 4,7% en los mercados emergentes y de 2,5% en las economías avanzadas.

¿Y América Latina?

Luego de una caída de 7% del PIB en 2020, la recuperación de América Latina sería “leve y a varias velocidades” este año y en promedio llegaría a 4,6%, medio punto porcentual por sobre lo que estimaba la entidad en febrero.

El FMI alerta que las perspectivas a largo plazo dependen de la trayectoria que siga la pandemia, pero lamenta que la mayoría de los países no han asegurado suficientes vacunas como para cubrir a toda su población.

En el detalle, la recuperación la lideraría Perú, creciendo 8,5% este año -el único superior a Chile-, mientras que Argentina lograría rebotar 5,8% en 2021. Además, las alzas del Producto en Bolivia, Colombia y México se encontrarían entre 5,5% y 5% durante el año en curso.

Desde la otra vereda, Paraguay y Brasil solo lograrían crecer 4% y 3,7% este año, mientras que Uruguay se expandiría un tibio 3% en 2021, pero superior al modesto 2,5% que alcanzaría Ecuador.

/psg