El Juzgado de Garantía de Cañete declaró admisible la querella por homicidio calificado que interpuso el camarógrafo de TVN, Esteban Sánchez, quien fue atacado a balazos el pasado 27 de marzo, junto al periodista Iván Núñez, en Tirúa.

El trabajador de Televisión Nacional de Chile, quien se encontraba en la zona para grabar una entrevista con Héctor Llaitul, vocero de la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), estableció en su acción judicial los mismos hechos que Iván Núñez, tras ser encarados por un grupo de personas que residían en la zona.

Tras la conversación con estas personas, el equipo de TVN siguió su camino y, según estableció Sánchez, se detuvieron “para captar unas imágenes, ya que la luna se veía muy espectacular sobre el camino”.

Posteriormente, el camarógrafo dio cuenta que luego de doblar en dirección hacia San Ramón, a los cinco minutos, sintieron el primer impacto balístico por el lado del piloto.

Y al estar bajo fuego aseguró que “uno de los disparos me dio en el rostro y sentí gran dolor. Pensé que podía provocarme la muerte, pues sangraba mucho”.

Esteban Sánchez detalló en su querella que “esta emboscada destinada a asesinarnos, y de la que sólo logramos salir en razón de no haber detenido nunca la marcha del vehículo, me provocó distintas heridas: recibí tres impactos de bala en mi brazo derecho, uno de ellos atravesó el brazo y luego ingresó por mi axila, saliendo por la zona torácica, provocando un neumotórax”.

Agregó que “otro proyectil rozó la parte superior de mi cabeza, dejándome una herida de 10 centímetros. Además de ello, un proyectil entró por mi pómulo y salió por mi frente, provocando el estallido de mi globo ocular, lo que me dejará secuelas de por vida”.

Por este hecho, el Juzgado de Garantía de Cañete ha recibido tres querellas: una del Gobierno, otra de Iván Núñez y, la última, de Esteban Sánchez.

/psg