El Presidente Sebastián Piñera llamó durante este miércoles a la unidad de todos los sectores para evitar el “trágico dilema de la última cama” frente a la fuerte presión que está sufriendo el sistema de salud ante el alza en los contagios de COVID-19 en las última semanas.

El mandatario recibió en el Palacio de La Moneda a un grupo de trabajadores de la salud, con quien conmemoró el Día Mundial de la Salud, en una jornada marcada por los preocupantes números del balance diario de la pandemia, que mostraron que hay 3 mil personas hospitalizadas y más de 2.600 en ventilación mecánica, con solo 180 camas críticas disponibles.

“Países muy desarrollados están enfrentando el dilema de la última cama. En Chile, si todos entregamos lo mejor de nosotros mismos y actuamos con un espíritu unitario, de colaboración, con un sentido de urgencia, podemos evitar el trágico dilema de la última cama”, expresó Piñera.

El gobernante aprovechó la ocasión para valorar la aprobación por parte del Instituto de Salud Pública (ISP) de la vacuna contra el COVID-19 de CanSino, la que implicará la entrega de 1,8 millones de dosis de una fórmula que requiere de una sola inyección para otorgar protección frente a la enfermedad.

“Estamos impulsando con un gran sentido de urgencia un proceso de vacunación masiva para llegar a todos y que al día de hoy nos ha permitido llegar 7,1 millón de compatriotas y más de 4,1 de personas con las dos dosis”, explicó.

Piñera señaló que el proceso de vacunación no debe aplacar las medidas preventivas frente al contagio, llamando especialmente a los jóvenes a obedecer las normas establecidas por las autoridades.

/psg