“Yo me separé de Jorge porque mi mejor amiga entró a un motel y vio su auto», partió relatando Daniela Aránguiz sobre aquella noche en que sorprendió a su marido, Jorge Valdivia, en una pieza de motel, episodio que la decidió a separarse después de 17 años juntos y dos hijos, e infidelidades que perdonó y perdonó.

La ex bailarina de Mekano de 38 años contó más sinsabores, momentos en que lo pasó mal y dolores junto al ex futbolista. En Podemos Hablar continuó desgranando el episodio final:

Mi amiga me llama por teléfono a las siete de la mañana y me dice ‘no sé cómo decirte esto’… Yo estaba en Brasil en ese momento, ‘estoy en un motel y el auto de tu marido está en la cabaña de en frente’. Yo en mi desesperación le pido a mi amiga que entre… Me llama por videollamada y me dice ‘lo voy a hacer por ti’. Me llama y yo grabo esto.

«Entra, la puerta estaba abierta, y lo primero que veo es la imagen de Jorge arriba de la cama. Ella empieza a enfocar, veo preservativos en el suelo, y lo único que él decía era ‘¡¿cómo le estás haciendo esto a la Dani?!’. Y yo decía ‘¿cómo él no se da cuenta que el que me está haciendo algo es él?’… Y después la gente dice ‘ella quiere volver con él, ella está celosa’. En mi vida volvería a vivir el tormento que viví con Jorge Valdivia.

“Lo mejor que pude hacer para mí es salir de esa relación y nunca más volvería a tener una relación con él. Ni siquiera de amigos. Porque me destruyó el ego, mi dignidad como mujer, me expuso públicamente, después de que yo jamás le fui infiel. Toda la vida fui una buena esposa y una buena madre. Fui la mujer perfecta yo creo»

/gap