El próximo martes 22 de febrero el asteroide potencialmente peligroso (455176) 1999 VF22 hará su aproximación más cercana a la Tierra en más de un siglo. El asteroide fue descubierto, como su nombre indica, en noviembre de 1999.

Se desconoce el tamaño exacto de la roca espacial debido a que su superficie es oscura y no refleja, es difícil para los astrónomos determinar su tamaño exacto. Las estimaciones varían entre 189 y 429 metros. Los datos más precisos del objeto, registrados en 2019, sitúan su diámetro en aproximadamente 224 metros.

Pero incluso si fuera más pequeño, el asteroide dejaría un gran cráter del tamaño de una ciudad en la Tierra si entrara en la atmósfera, razón por la cual está en la lista de objetos potencialmente peligrosos de la NASA.

Sin embargo, los expertos no creen probable que impacte directamente en una ciudad. Los astrónomos predicen que el asteroide pasará con seguridad por la Tierra a una distancia de 5.365.000 kilómetros, extremadamente cerca en términos astronómicos, pero sin representar una amenaza para la humanidad. Eso es alrededor de 14 veces la distancia entre la Tierra y la Luna.

La próxima vez que el asteroide se acerque tanto, suponiendo que su órbita no se vea perturbada por alguna otra roca espacial, será alrededor del 23 de febrero de 2150. Su anterior acercamiento fue el 31 de octubre de 1999, 10 días antes de que el observatorio Catalina Sky Survey lo detectara por primera vez.

peligroso asteroide - Un gigantesco y peligroso asteroide hará el paso más cercano a la Tierra en más de un siglo la próxima semana

Dicen que si tienes un buen telescopio, es posible que puedas verlos pasar el próximo martes, o puedes observarlo a través del web del Virtual Telescope Project a partir de la medianoche del lunes por la noche. Pero no te preocupes, ya que si consigues sobrevivir a este nuevo paso, hay muchas oportunidades para ver acercamientos de asteroides: actualmente hay unos 2200 objetos espaciales en la lista de asteroides potencialmente peligrosos de la NASA.

El más grande es el asteroide (53319) 1999 JM8, un monstruo de 6 kilómetros de ancho que, afortunadamente, es poco probable que un futuro próximo se acerque mucho más a nosotros que el planeta Venus. El asteroide que actualmente presenta la mayor amenaza es Bennu, una roca de 140 metros que probablemente hará una serie de acercamientos a la Tierra en los próximos dos siglos, con su paso más cercano el martes 24 de septiembre de 2182 cuando tiene una probabilidad de aproximadamente 1 en 2,700 de impactar contra nuestro planeta.

Desviar un asteroide

Si un asteroide se dirigiera hacia la Tierra, estaríamos indefensos, ya que no existe un método que pueda reducir, o evitar por completo, el impacto de una colisión devastadora. Sin embargo, eso puede estar a punto de cambiar. La NASA ha aprobado un proyecto llamado prueba de redireccionamiento de un asteroide binario (en inglés: Double Asteroid Redirection Test, o DART), cuyo objetivo es desviar un asteroide en octubre de 2022.

gigantesco y peligroso asteroide - Un gigantesco y peligroso asteroide hará el paso más cercano a la Tierra en más de un siglo la próxima semana

El asteroide en cuestión, conocido como Didymoon, un asteroide lunar de unos 150 metros de altura. Es parte de un sistema de asteroides dobles, llamado así por la palabra griega para gemelos, Didymos, en el que orbita otro asteroide de 800 metros a un kilómetro de distancia. DART fue lanzado el pasado 24 de noviembre y es impulsado por un sistema de propulsión eléctrica solar.

La sonda espacial también estará acompañada por otra nave de la Agencia Espacial Europea (ESA) llamada Hera, que será en gran parte responsable de recopilar datos sobre el asteroide; sin embargo, no será lanzada hasta 2024.

DART sería la primera misión de la NASA en demostrar lo que se conoce como la técnica del impactador cinético (golpear el asteroide para cambiar su órbita) para defenderse de un posible impacto de asteroide en el futuro. La idea es que la nave espacial DART, que pesa unos 500 kilogramos, golpee el asteroide a 6 kilómetros por segundo, cambiando su velocidad orbital alrededor de Didymos en aproximadamente 0,4 milímetros por segundo. Esto puede parecer como una cifra insignificante, pero la reorientación será lo suficientemente sustancial como para ser medida desde la Tierra con telescopios.

Sin embargo, hay que recordar que los asteroides y otras rocas espaciales son impredecibles, y las consecuencias de la misión DART podrían ser realmente catastróficas para la humanidad.

Original de mundoesotericoparanormal.com

/psg