Hoy, más que en cualquier momento de la historia del internet, se habla de seguridad cibernética pues desde que la mayoría de los procesos cotidianos requieren de una conexión, los riesgos de ser asaltado por un criminal desde la web son latentes.

Así mismo, cuando se habla de ciberseguridad, las personas suelen pensar únicamente en los dispositivos que tienen en casa y tal vez, en los programas de antivirus. La realidad es que este sector de la tecnología ha crecido a un nivel que incluso es considerado un aspecto relevante para las grandes empresas del mundo y los gobiernos.

La ciberseguridad ya es abordada desde una perspectiva industrial y pretende proteger los equipos, sistemas y maquinarias de las empresas que dependen de sus operaciones, esto porque si alguno de sus sistemas falla en una planta o fábrica, las repercusiones son altas.

Un ataque dirigido a una empresa puede signifacr una grave consecuencia para la ecnonomía y ciudadanía de un lugar. EFE/Ritchie B. Tongo/Archivo

Fernando Castro, director regional de ventas para Latinoamérica de Nozomi Networks, habló sobre la importancia de la ciberseguridad industrial con un ejemplo de Ucrania cuando en los años 2015 y 2016, el malware denominado BlackEnergy logró apagar el flujo eléctrico en varios lugares del país, dejando a una importante cantidad de la población sin acceso a luz y energía.

Así mismo, indicó que las empresas que ofrecen servicios de ciberseguridad industrial, como en la que él trabaja, necesitan ofrecer a sus clientes diferentes opciones para abordar posibles riesgos, ya que estos no solo se reducen a intervenciones o fallas en los sistemas sino que también, podrían implicar una responsabilidad humana.

Las empresas son actividades operativas necesitan educar a sus emeplados sobre los procedimientos relacionados con los sistemas y las redes (Crédito: Prensa KPMG)

Así las cosas, los servicios de protección cibernética que se ofrecen a las empresas se clasifican en dos categorías necesarias.

Por un lado, los sistemas de seguridad de las empresas. Es un componente que debe ser robusto y por lo tanto, es necesario implementar estrategias educativas para el personal de las operaciones de TI y las otras áreas involucradas, pues “el punto de fallo más grande en cualquier operación es el factor humano”, indica el experto.

El ejecutivo de Nozomi añade que en algunas ocasiones las emergencias o fallas ocurridas en las redes y sistemas de las organizaciones no provienen de una ataque, sino que puede deberse a un accidente cometido por un operario.

Cuando las empresas conocen todos los elementos vulnerables de sus redes peuden protegerse mejor de los ataques cibernéticos

La segunda categoría son los sellos de seguridad los cuales que las protegen a las empresas de amenazas cibernéticas es decir, de campañas y software preparados con antelación por cibercriminales con el claro objetivo de afectar las operaciones tecnológicas de una empresa.

Por esta razón, los sistemas de seguridad son incorporados en la mitad de las redes para tener un panorama de todos los elementos vulnerables que existen en la organización y así detectar con mayor agilidad las amenazas o posibles ataques.

Finalmente, el experto en seguridad de Nozomi Networks asegura que es muy importante que las empresas en general incorporen sistemas de seguridad cibernética o de lo contrario, se estarían exponiendo permanentemente a riesgos y fallas en sus redes que afectarían las operaciones. “Los sistemas industriales deben ser relojes suizos”, concluyó.

/psg