Pero mientras este nuevo próximo año no se desarrolle y prime esa habitual esperanza de que el simple paso de una fecha a otro termine cambiando las cosas, los problemas no faltan, desde el fiscal nacional aún pendiente a la agresión a la casa de Cristián Warnken –”ser ciclista y furioso es una contradicción hasta biológica”, tuiteaba esta semana Rafael Gumucio, y razón no le falta-, pasando por un acuerdo constitucional cuya tramitación aún está pendiente –y nadie dice que fluya con facilidad.

Son las historias paralelas que sigue escribiendo el guionista de la actualidad chilena, al que como sabemos, imaginación no le falta. Quizá por eso, como sugiere Álvaro Ortúzar  es preferible proponer “libros en vez de realidades”.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera por Juan Paulo Iglesias

/gap