Fue ayer cuando Andrés Allamand anunció su renuncia al Ministerio de Relaciones Exteriores tras una serie de críticas por parte de la oposición y el hecho generó diversas reacciones en actores políticos.

“Me parece correcto”, “en buena hora se fue” y “es una persecución política de la oposición”, fueron solo algunos de los comentarios que surgieron ante la decisión del ex canciller de abandonar el ministerio.

Esta mañana, el senador y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, Jorge Pizarro (DC), en primer lugar detalló que Allamand fue elegido por 22 países miembros de la SEGIB hace un par de meses, lo que ya fue conocido. Además que en la comisión del Senado se llevó a cabo una conversación con él donde “se le felicito”, porque “fue un nombramiento y elección que no se esperaba como lo planteó el propio” ex ministro.

Más tarde Pizarro declaró a T13 Radio que a él le ha “llamado la atención algunas cosas que se dicen o la falta de rigurosidad con que se plantean, como por ejemplo, que está ejerciendo dos cargos simultáneamente o que le ha significado poco menos que una fortuna al país usando recursos públicos, cosas que no son efectivas, él todavía no ha asume, él es un secretario general de la SEGIB electo, él asume funciones como lo informó el Gobierno, la segunda quincena de marzo”.

Por lo mismo, señaló que “hay una lamentable confusión que al final genera desinformación. Pareciera que está pagando los platos rotos de otros temas que son complejos para el país a los cuáles le han achacado responsabilidad, como el tema de la migración y todos sabemos en Chile que el tema migratorio lo maneja el Ministerio del Interior y lo viene haciendo junto con el Presidente de la República directamente sin participación alguna de la Cancillería”, acotó.

Sin duda, dijo que lo que ocurrió ayer “ha sido malo en definitiva para el propio ex canciller, para lo que es la convivencia, la información más clara de la política chilena y la representación que implica que chilenos o chilenas más allá de su afiliación política puedan ocupar una responsabilidad internacional como esa que es muy importante para Latinoamérica”.

Acusación constitucional y “errores compartidos”

La oposición habló de un “notable abandono de deberes” y posible acusación constitucional, a raíz de su feriado legal y de la reunión que sostuvo en España con el ministro de Asuntos Exteriores de dicho país, José Manuel Albares, en medio de una semana que estuvo marcada por la crisis de seguridad y migratoria en el norte del país.

A juicio de Pizarro, no corresponde un tema de ese tipo. “En qué está faltando a los deberes el señor Allamand si él desde que salió elegido lo planteó públicamente y le manifestó a las autoridades de Gobierno que es una responsabilidad que recién asume a partir de marzo, después de terminado este gobierno y todos muy contentos con esa responsabilidad, porque es muy importante y que bueno que sea un chileno independiente de su afiliación política. No veo en qué podría estar faltando a sus deberes (…) el que haya estado en el uso de sus vacaciones en España, no veo donde se produce el problema”, aseveró.

Agregó que “se ha dicho que recibe dos remuneraciones. A mí realmente me ha sorprendido, porque son colegas o algunos que hacen afirmaciones que uno espera que tengan mayor rigurosidad, pero en fin, el ambiente lamentablemente no es el mejor en el país”.

De todas maneras, el senador dijo que en su opinión “hay una responsabilidad del Ejecutivo, del propio canciller de haber explicado mejor para efectos de la comunicación pública (…) entiendo que él viene y renuncia para evitar un problema y ahora le critican por haber renunciado, los mismos que le pedían que renunciara, él renuncia y ahora le critican lo mismo. No sé, no es la manera más adecuada de enfrentar las cosas y seguramente hay errores compartidos, pero bueno no creo que sea lo más importante tampoco, hay cosas de las que el país tiene que preocuparse mucho más y se vienen encima, como el proceso constitucional”.

/psg