Parece tan obvio que alguien debería haberlo pensado hace décadas: dado que los parásitos han plagado la vida eucariota durante millones de años, su prevalencia probablemente afectó la evolución. Muchos parásitos manipulan el comportamiento del huésped para aumentar el éxito reproductivo y diseminarse por áreas más amplias. Tenemos varios ejemplos, como la rabia, que aumenta la producción de saliva infecciosa e induce la aversión del huésped al agua, lo que concentra aún más la saliva y luego genera una agresión violenta para aumentar la probabilidad de morder, una vía de transmisión. Y se sabe que muchos patógenos de transmisión sexual manipulan el comportamiento sexual del huésped.

Y también tenemos el Toxoplasma gondii, que se introduce en una rata e induce cambios epigenéticos en la amígdala del roedor. Estos cambios disminuyen su aversión a los depredadores alrededor de los gatos, el destino previsto del protozoo y el único animal en el que puede reproducirse. Sin embargo, como efecto secundario, puede infectar a los humanos; las personas son un “callejón sin salida” reproductivo para el T. gondii, pero también se cree que altera el comportamiento humano. Pero el magante de la tecnología Elon Musk ha ido más allá y asegura que el Toxoplasma gondii está manipulando nuestro destino.

Control mental

Elon Musk tuiteó el 2 de julio una teoría francamente inquietante, sobre cómo un parásito cerebral podría estar manipulando nuestro destino, más concretamente obligando a todos los humanos a crear inteligencia artificial avanzada.

El cofundador de Tesla y SpaceX respondiendo a una publicación del National Geographic sobre cómo la toxoplasmosis, la enfermedad causada por el parásito Toxoplasma gondii que se encuentra a menudo en los gatos, parece estar causando que las hienas sean imprudentes con depredadores como los leones.

Pero en un salto de lógica, Musk sugirió que el parásito es en realidad lo que está causando que los humanos creen inteligencia artificial avanzada.

“La toxoplasmosis infecta a las ratas, luego a los gatos, luego a los humanos que hacen videos de gatos”, tuiteó Musk el viernes. “Entrena a la IA con videos de gatos de Internet para que alcance niveles de inteligencia superhumana, convirtiendo así a la toxoplasmosis en el verdadero árbitro de nuestro destino.”

A primera vista, esto puede parecer solo otro tuit de memes que conocemos del magante de la tecnología, pero su teoría es cierta. El Toxoplasma gondii es un parásito unicelular que suele infectar ratas y ratones. Los científicos creen que el parásito afecta las mentes de los roedores y les hace perder el miedo a los depredadores como los gatos y los humanos. Estas ratas recientemente valientes se acercarán a los gatos, serán devoradas y transmitirán el parásito a los gatos, quienes luego se lo transmitirán a las personas, una relación simbiótica con los gatos, esencialmente.

Pero, ¿afecta también a los humanos? Hay estudios que demuestran que las personas que dan positivo en la prueba de toxoplasmosis pueden exhibir un comportamiento más arriesgado, según Live Science. De hecho, un estudio que analizó a casi 600 personas en la República Checa y 370 personas en Turquía encontró que aquellos que dieron positivo por toxoplasmosis eran, en general, más propensos a sufrir un accidente de tráfico.

Pero la manipulación de nuestro destino seria en el mejor de los casos, ya que hay científicos que aseguran que el T. gondii tienen la capacidad de ‘zombificar’ a su anfitrión. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), alrededor de 40 millones de estadounidenses son portadores del toxoplasma gondii. Investigadores de la Universidad de Chicago dijeron que las personas que han estado expuestas al parásito tienen más del doble de probabilidades de tener breves estallidos de ira y un aumento de la agresión, así como trastornos neurológicos, esquizofrenia y la enfermedad de Parkinson.

parasito cerebral manipulando nuestras vidas - Elon Musk asegura que un parásito cerebral está manipulando nuestras vidas

Y lo más alarmante de todo es que el parásito, que se introduce en el tejido cerebral, es bastante común, y alrededor del 30 por ciento de todos los humanos lo portan, pero generalmente es inofensivo.

Según una investigación de la Universidad de Leeds, Inglaterra, el T. gondii también puede convertir a sus portadores en emprendedores que tienen muchas más probabilidades de comenzar negocios de éxito. ¿Significa esto que nuestras vidas están siendo manipuladas por un parasito? Sin duda alguna se trata de una idea realmente controvertida y escalofriante, que el T. gondii haya evolucionada hasta el punto de manipular nuestra realidad.

/psg