La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, dijo el jueves que una respuesta a las nuevas sanciones de Estados Unidos era “inevitable” y que el ministerio había convocado al embajador de Estados Unidos en Moscú, John Sullivan.

“Estados Unidos no está listo para aceptar la realidad objetiva de que hay un mundo multipolar que excluye la hegemonía estadounidense”, dijo en declaraciones televisadas. “Una respuesta a las sanciones es inevitable”.

Estados Unidos anunció el jueves sanciones contra Rusia y la expulsión de 10 diplomáticos en represalia por lo que Washington dice que es la interferencia electoral estadounidense del Kremlin, un ciberataque masivo y otras actividades hostiles.

El presidente Joe Biden ordenó una ampliación de las restricciones a los bancos estadounidenses que negocian con la deuda del gobierno ruso, expulsó a 10 diplomáticos que incluyen presuntos espías y sancionó a 32 personas que presuntamente intentaron inmiscuirse en las elecciones presidenciales de 2020, dijo la Casa Blanca.

La decisión estadounidense se produjo la misma semana en que Biden se ofreció a reunirse con el presidente Vladimir Putin para sus primeras conversaciones cara a cara, sugiriendo que la cumbre podría tener lugar en un tercer país.

El Kremlin dio una respuesta inicialmente positiva a la idea, pero dijo el jueves que las sanciones no “ayudarían”.

La última tensión se produce en un contexto de ira en Washington por la intromisión en las elecciones rusas y preocupaciones tanto en Estados Unidos como en sus aliados europeos por la reciente acumulación de tropas de Rusia en la frontera de Ucrania.

El encarcelamiento de Alexei Navalny, que es efectivamente el último político abiertamente opuesto a Putin, ha aumentado aún más las preocupaciones en Occidente.

Respaldo de la OTAN

La declaración de la Casa Blanca enumeró en primer lugar los “esfuerzos de Moscú para socavar la conducción de elecciones democráticas libres y justas y las instituciones democráticas en los Estados Unidos y sus aliados y socios”.

Esto se refería a acusaciones de que las agencias de inteligencia rusas organizaron campañas persistentes de desinformación y trucos sucios durante las elecciones presidenciales de 2016 y 2020, en parte para ayudar a la candidatura de Donald Trump.

La Casa Blanca dijo que las sanciones también responden a “actividades cibernéticas maliciosas contra Estados Unidos y sus aliados y socios”, en referencia al llamado pirateo masivo SolarWinds de los sistemas informáticos del gobierno estadounidense el año pasado.

La declaración también llamó la atención sobre los “ataques” extraterritoriales de Rusia contra disidentes y periodistas y el debilitamiento de la seguridad en países importantes para la seguridad nacional de Estados Unidos.

Además, el Departamento del Tesoro, junto con la Unión Europea, Australia, Gran Bretaña y Canadá, sancionó a ocho personas y entidades asociadas con la ocupación rusa de Crimea en Ucrania.

En Bruselas, la alianza militar de la OTAN dijo que los aliados de Estados Unidos “apoyan y se solidarizan con Estados Unidos, luego del anuncio del 15 de abril de acciones para responder a las actividades desestabilizadoras de Rusia”.

Los miembros de la OTAN citaron un “patrón sostenido” de hostilidad rusa.

“Pedimos a Rusia que cese de inmediato su comportamiento desestabilizador y que cumpla con sus obligaciones internacionales”, dijeron.

/psg