Hace apenas dos meses, millones de toneladas de gas sobrecalentado salieron disparadas desde la superficie del sol y se precipitaron a 140 millones de kilómetros hacia la Tierra. La erupción, llamada eyección de masa coronal, no fue particularmente poderosa en la escala del clima espacial, pero cuando golpeó el campo magnético de la Tierra, desencadenó la tormenta geomagnética más fuerte vista en años. En esta ocasión no provocó ninguna catástrofe, probablemente pocas personas sabían que sucedió, pero sirvió como un recordatorio de que el sol se ha despertado de su letargo de un año.

Si bien son invisibles e inofensivas para cualquier persona en la superficie de la Tierra, las ondas geomagnéticas desatadas por las tormentas solares pueden paralizar las redes eléctricas, bloquear las comunicaciones por radio, exponer tano a la tripulación como a los pasajeros de los aviones a niveles peligrosos de radiación y derribar satélites críticos. El sol comenzó un nuevo ciclo de 11 años el año pasado y, a medida que alcanza su punto máximo en 2025, crece el espectro de un poderoso clima espacial que creará un verdadero problema para la humanidad, amenazando el caos en un mundo que se ha vuelto cada vez más dependiente de la tecnología. Y ahora, el Observatorio de Dinámica Solar (Solar Dynamics Observatory) de la NASA ha captado imágenes de la erupción solar más grande producida por el sol en cuatro años.

Tormenta solar de clase X

El 3 de julio, la NASA detectó la llamarada solar más intensa que marca el comienzo de una escalada de actividad en el ciclo solar 25. Esto probablemente signifique que aparecerán más llamaradas y cada vez más peligrosas para la vida en la Tierra. La imagen fue captada por el Observatorio de Dinámica Solar (Solar Dynamics Observatory) de la agencia espacial estadounidense, que monitorea la actividad solar constantemente.

La llamarada solar registrada fue de clase X. Este es el tipo más fuerte de llamarada solar y puede ser responsable de tormentas geomagnéticas y apagones de radio. Los científicos se sorprendieron por el tamaño de la llamarada debido a cómo la actividad del sol normalmente cicla. El sol tiene un ciclo de actividad de 11 años que pasa de una pequeña cantidad de actividad a un pico de manchas solares, llamaradas y tormentas antes de regresar a una menor actividad.

Se espera que el sol alcance su actividad máxima en 2025, y dado que este ciclo solo comenzó en diciembre de 2019, la fuerte erupción solar parece haber llegado demasiado pronto, lo que no son buenas noticias. El Centro de Predicción del Clima Espacial (Space Weather Prediction Center) informó sobre el evento:

“La Nueva Región 2838 produjo una llamarada X1 impulsiva (R3 – Strong Radio Blackout) a las 14:29 UTC del 03 de julio. Esta región de manchas solares se desarrolló durante la noche y también fue responsable de un destello M2 (R1 – Minor Radio Blackout) a las 07:17 UTC del 03 de julio.”

La erupción solar, que causó una interrupción en los sistemas de radio en la Tierra, provino de un área que se identifica como AR2838. Esta región en particular se ha vuelto activa recientemente y está rotando con el sol. Ahora se espera que el área activa pase las próximas dos semanas moviéndose hacia el lado más alejado del sol antes de que una vez más se enfrente a la Tierra a fines de julio. Sin embargo, existe la posibilidad de que la mancha solar se disipe en este momento.

Pero en términos de actividad solar futura, el Centro de Predicción del Clima Espacial espera un aumento significativo a medida que el ciclo alcanza su punto máximo. El ciclo solar 24 vio 49 llamaradas de clase X y los meteorólogos creen que el próximo ciclo será al menos igual de activo. Esto significa que puede haber muchos apagones de radio y fenómenos mucho peores.

Y el peligro no es simplemente una hipótesis. La tormenta geomagnética más poderosa jamás registrada fue el Evento Carrington de 1859, cuando las líneas telegráficas electrocutaron a los operadores e incendiaron las oficinas en Norteamérica y Europa. En 2017, una tormenta solar provocó que los equipos de radioaficionado dejaron de funcionar justo cuando el huracán Irma de categoría 5 azotó el Caribe. En 2015, las tormentas solares destruyeron los sistemas de posicionamiento global en el noreste de EE.UU., provocando problemas de navegación a nivel mundial. En marzo de 1989, una tormenta solar sobre Quebec, Canadá, provocó una interrupción en toda la provincia que duró nueve horas.

potente llamarada solar clase x - Científicos confirman que una potente llamarada solar clase X ha impactado en la Tierra, y lo peor está por venir

Las tormentas solares tienen sus orígenes en un ciclo de 11 años que cambia la polaridad del campo magnético del sol. Las fuerzas magnéticas que actúan sobre el sol se “enredan” durante el proceso y pueden atravesar la superficie, enviando el plasma solar al espacio exterior y potencialmente desencadenando tormentas en la Tierra. Expertos en la materia predicen que los apagones causados por el clima espacial podrían afectar hasta al 66% de la población, con pérdidas económicas que alcanzarían miles de millones por día. Y si una tormenta al estilo Evento Carrington impactara hoy, probablemente nos haría regresar a la edad de piedra, en el mejor de los casos.

/psg