Pero confianza más, confianza menos, para Josefina Araos lo que ha habido entre muchos partidarios del proceso y convencionales es sobre todo un exceso de autocomplacencia.

Porque, que la Convención logró “canalizar una crisis política y social tan importante como la que hubo en 2019”, como dijo Jaime Bassa, está lejos de ser efectivo, dice.

Al final, la incertidumbre que el abogado recuerda de esa época “sigue tan vigente como entonces y puede ser que la Convención no haya sino profundizado esa experiencia”.

Una crisis que más que detenerse ha mutado y que se vincula con algo más profundo, esa idea de Bassa y otros convencionales de que están del “lado de los buenos”. Una hipótesis que, por simplista que parezca, los conduce a la ceguera, dice Araos.

Juan Paulo Iglesias. Boletín semanal de Opinión de La Tercera .

/gap