Las conversaciones se intensificaron durante el fin de semana. Sin embargo, por estrategia, han optado por no poner todas las cartas sobre la mesa de manera inmediata. La mañana de este lunes, en las más reciente jornada de discusión sobre la continuación del proceso constituyente, en que se convoca a todos los partidos con representación parlamentaria, Chile Vamos llegó sin un documento concreto respecto a los mecanismos que habiliten la redacción de una nueva Constitución.

Pese a eso, según señalan distintos presentes, la jornada fue productiva, y desde el oficialismo valoran -al menos- que Chile Vamos haya estado de acuerdo con algunos puntos. Así, el presidente del Senado, Álvaro Elizalde (PS) sostuvo tras el encuentro que “ha habido avances significativos en el dialogo de esta mañana, que dan cuenta del sentido de responsabilidad, de manera transversal (…)”.

En esta línea, el presidente de la Cámara de Diputadas y Diputados, Raúl Soto (PPD), resumió en cinco puntos los acuerdos alcanzados durante la jornada, los que incluyen al bloque de derecha, exceptuando el Partido Republicano que volvió a insistir en que no está de acuerdo con abrir un nuevo proceso. Los consensos alcanzados hasta ahora, según Soto, son: la redacción de una nueva Constitución, que el texto sea redactado por un órgano 100% electo, que cumpla con el principio de paridad de género, que el órgano sea acompañado por un comité de expertos -cuyas reglas serán discutidas con posterioridad por la mesa, precisó Soto-, y, por último, se acordó que este proceso de redacción va a concluir con un plebiscito de salida con voto obligatorio.

A la vez, desde distintos partidos adelantan que toma fuerza la idea de que el nuevo organismo no se llame Convención Constitucional, sino que adquiera otro nombre debido al desprestigio transversal que tuvo esa denominación y que se vio reflejado, dicen, con el resultado del plebiscito donde el Rechazo ganó de manera contundente.

Algo que llamó la atención de algunos presentes fue el insistente llamado que se hizo tanto desde la UDI como de RN a plantear “límites” o “bordes” en la discusión constitucional. Una idea que comenzó a tomar fuerza en Chile Vamos y que fue socializada durante una reunión que sostuvieron el domingo de manera telemática los principales dirigentes del bloque. El objetivo de esto, según afirman en el sector, es que el nuevo organismo electo llegue con materias que “no se puedan tocar” con el objetivo de darle más certidumbre al proceso y también para resguardar aquellas materias que ellos consideran relevantes.

Así, el timonel de la UDI, el senador Javier Macaya, sostuvo que “ratificamos, mantenemos nuestro compromiso con tener una nueva Constitución que sea redactada por un órgano democráticamente elegido desde el punto de vista de Chile Vamos. A ese órgano, a diferencia de lo que fue la Convención (…), tiene que tener definidos contornos que permitan que el proceso sea exitoso”.

Macaya agregó que “la razón principal del fracaso del proceso anterior, estuvo en el afán refundacional de la Convención. Los límites a su trabajo estaban puestos en los tratados internacionales, los derechos humanos, las de sentencias ejecutoriadas y tener una democracia representativa. Eran importantes pero demostraron ser insuficientes. Creemos que un comité de expertos, sin ser el órgano elegido democráticamente que tenga por objeto redactar la Constitución, tiene que tener un rol en proveerle los insumos y bordes a dicho órgano”.

Dentro de esos límites o materias que no se puedan tocar, el líder de la UDI añadió: “Por de pronto, no poder refundar los poderes del Estado, que fue lo que ocurrió en la Convención con dos sistemas de justicia o la eliminación del Senado. En materias como iniciativa de gasto del Presidente, autonomía del Banco Central o derecho de propiedad, podrían llegarse a consensos ex ante que permitan facilitar y agilizar la discusión posterior”.

Por su parte, el senador y presidente de Renovación Nacional, Francisco Chahuán adelantó que “se planteó un acuerdo de unidad nacional, cohesión social y nueva Constitución, como nosotros lo hemos denominado, es una línea de base importante. Cuando hablamos de unidad nacional quiere decir que el país a nuestro juicio rechazó la plurinacionalidad, rechazó que el Estado no tenga atribuciones para enfrentar el orden público, rechazó que no tenga atribuciones para enfrentar el terrorismo en la macrozona sur”.

Además, Chahuán indicó que desde el partido han “planteado la necesidad de abordar una mixtura en que puedan estar incorporados a través de un comité técnico político los expertos (…) en el periodo intermedio, en el que no podemos realizar elecciones”. Con su trabajo ya realizado, dijo, se debería avanzar a “un órgano completamente elegido”.

En cuento a los plazos, el senador Chahuán manifestó que “no es conveniente que el gobierno (…) nos esté pauteando con respecto a los plazos. Acá hemos señalado que hay que actuar sin premuras (…). Acá no se puede improvisar, no se pueden cometer los mismos errores que se produjeron durante la Convención”. Además, aseguró que “no se puede partir de una hoja en blanco”.

Con estas limitaciones en mente, el presidente de RN mantuvo una reunión con el expresidente Ricardo Lagos “para escuchar cómo abordar detalles y bordes”.

Tras el encuentro, el exmandatario, en relación al rol de los expertos, sostuvo que “una cosa es que haya expertos y gente que colabore. Pero me parece a mí que lo más lógico que es volver a una elección de una constituyente, pero con una diferencia: que este panel de expertos o lo que fuere trabaje en las orientaciones de dónde son los puntos de encuentro, de manera que haya un cierto material preparado para que aquellos que van a ser elegidos. Y de esta manera se aproveche este tiempo”.

Los matices entre Chile Vamos y Republicanos

Entre parlamentarios y timoneles de partidos del oficialismo comentaron que, en general, Chile Vamos mostró apertura al diálogo y se diferenció considerablemente de sus pares de republicanos, quienes explicitaron que son partidarios de reformar la Constitución vigente por sobre redactar una nueva.

En un punto de prensa, Ruth Hurtado, quien recientemente asumió como presidente interina del partido, reiteró que “no estamos de acuerdo con iniciar un nuevo proceso constituyente fallido. Venimos saliendo de un acuerdo fallado del 15 de noviembre, de un proceso constituyente fracasado (…). Por lo tanto, no estamos de acuerdo en que se inicie un nuevo proceso y que la ciudadanía siga esperando”.

Ante este discurso, desde el oficialismo se evidenció disconformidad. De hecho, el diputado Cristián Tapia (IND-PPD) sugirió en un punto de prensa que “republicanos debería dar un paso al lado” en las negociaciones.

En todo caso, la postura de esa colectividad no ha sido exclusiva de ellos. El pasado 8 de septiembre algunos senadores RN-IND dieron a entender que apoyarían un nuevo proceso pero no así una elección de constituyentes. “Soy partidario de que sea redactada por expertos. No debemos llamar a una votación. Por ningún motivo. Esa es la posición mía y de varios senadores de Renovación Nacional”, señaló en esa ocasión el senador Juan Castro (IND-RN).

Ante estos cuestionamientos, Evópoli, a través de un comunicado, expresó que “la directiva nacional de Evópoli quiere ser clara en que cumplirá su palabra de darle continuidad al proceso constituyente y lograr cerrar el ciclo con una nueva y buena Constitución para Chile, a través de una nueva convención electa con reglas distintas que no contengan los errores del proceso anterior”.

Ante el actuar de la derecha, la presidenta del PS, Paulina Vodanovic, distinguió que Chile Vamos ha demostrado que “está por una nueva Constitución, pero el Partido Republicano se opone a un nuevo proceso y está por mantener el statu quo”.

“No hay que olvidar que los procesos sociales no se detienen por voluntarismo. Tenemos la oportunidad de construir en democracia una nueva constitución . Hago un llamado a la derecha que acordemos un órgano electoral 100% electo, paritario y con participación de un cuerpo asesor que tenga voz y no voto”, agregó Vodanovic.

Las conversaciones entre los distintos partidos se retomarán la mañana del jueves en el mismo lugar. Se convocó a un representante por fuerza política de cada colectividades con presencia parlamentaria, ya sea alguno de los jefes de bancada o los timoneles.

/psg