El royalty a la minería tiene a la industria en vilo. El proyecto que propone una compensación a favor del Estado por la explotación de cobre y litio, a partir de un impuesto al 3% a la venta de los minerales -que aumenta a medida que el valor del metal sube- ya pasó su primera valla en la Cámara de Diputados y ahora le toca al Senado.

BHP, el gigante anglo-australiano que opera Escondida, el mayor yacimiento de cobre del mundo, expresó una vez más su preocupación por el debate parlamentario y las consecuencias que tendrá para la economía chilena.

“Desde mi perspectiva, me gustaría un debate democrático, pero creo que, de hecho, falta el tema debate democrático y sin tener un debate democrático habrá consecuencias no intencionales para la industria y para la economía completa”, dijo Ragnar Udd, presidente de BHP Minerals Americas, en un evento organizado por EY y Cesco.

“Me gustaría que tuviéramos una discusión profunda, racional para poder comunicar la realidad y tener la sensación de que la minería está aportando en su justa medida”, agregó el ejecutivo canadiense en el seminario “El futuro de la minería: proyecciones y escenarios a 2040”.

En la conversación, Udd reconoció que el país está en una fase de cambios, especialmente en materia constitucional, intentando, además, recuperarse del impacto que ha tenido la pandemia.

“Es natural que la gente en general, que tal vez no cuenta con las estadísticas, con la información completa, obviamente entendemos que esas personas puedan desear un trozo más grande de la torta”, afirmo.

No obstante, a continuación, recordó que los planes de inversiones en esta industria no son de corto plazo. “Tenemos que invertir en 50 años, en 100 años y hay décadas que no somos rentables. De hecho, tenemos inversiones que no han sido rentables en una década porque reconocemos que tenemos ciclos más largos. No se trata solamente de la rentabilidad a corto plazo sino más bien de la construcción de comunidades, de mucho más”, sostuvo.

EY: impacto en tres décadas

El socio líder de Minería y Energía de EY, Eduardo Valente, coincidió a grandes rasgos con el análisis de Udd sobre la iniciativa tributaria, la calidad del debate parlamentario y el potencial daño que tendrá en la industria minera.

“El proyecto que salió del Parlamento -que desde mi punto de vista debe haber nacido desde el Ejecutivo, donde se invita a la conversación con la industria minera- no hay un estudio detallado del impacto, faltan antecedentes, faltan detalles de cómo va a afectar a la industria, y es un proyecto que puede tener un impacto de hasta 30 años”, afirmó.

En ese contexto, el experto recordó la relevancia que tiene la minería para la economía y el mercado laboral chileno ya que emplea a más de 800 mil personas.

“Hay un estudio de Cochilco que muestra que por cada empleo directo se generan 6,5 empleos indirectos. Claramente, hay una contribución en comunidades, en investigación y desarrollo, en todo el ecosistema”, sostuvo.

Valente recodó también que ya existe tributación específica a la minería, y que representa entre el 5% y el 14% de la EBITDA de la industria.

/psg