El candidato presidencial de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel, se refirió al desarrollo de su campaña presidencial y recordó las dificultades que ha enfrentado en los últimos meses.

En conversación con Mega, el ex ministro se refirió a la publicación de la entrevista a su padrastro, Saúl Iglesias, y señaló que estuvo a punto de no seguir siendo el abanderado de su coalición.

“Yo estuve bien tenso, y lo reconozco, y a veces me enojé más que la mugre. Porque también son duras las campañas. Y le pegaron a mi familia. En un minuto, no pasó tan piola, pero apareció un gallo que para mí es como un agresor y apareció dando una entrevista y me volteó. Yo pensé hasta en salirme en un minuto porque me pegó muy fuerte”, afirmó.

Añadió que “ahí terminé rabioso. Nadie se acuerda, pero el debate fue tres días después, entonces me pasó algo que en lo humano uno no está preparado”.

Respecto a por qué decidió no retirarse, señaló que “primero, el video de mi hermana. Yo estaba en un avión cuando salió el reportaje y salió mi hermana muy frontal, a quien quiero y adoro y lo ha pasado mucho más mal que yo. Entonces, en una conversa con ella, me dijo que, al revés, con mayor razón vale la pena (seguir)”.

“Hablé harto con mi hermana, que pensé que iba a ser la más afectada, y fue al revés, estaba mucho más fuerte que yo. Tuve una conversación muy familiar con ella, con mi mamá y con mi señora y decían ‘esto es lo que hace que valga la pena'”, señaló.

Consultado sobre las causas de los cuestionamientos a su historia de vida, Sichel sostuvo que “creo que no es aceptable para cierto mundo que un candidato de centro derecha, independiente, pueda tener una historia distinta a la tradición de este mundo político”.

“A nadie se le ocurre cuestionar a la Presidenta Bachelet por su papá y su mamá, porque no tenía una historia así. Nadie se le ocurre cuestionar a Piñera. Pero hay algo moralizante de ‘mira, parece ser que el no puede estar ahí con esa historia'”, señaló.

/psg