Si de paralelos se trata, no sólo ese permite lo sucedido en Ucrania.

Para Paula Walker hay otro, el de la desinformación. Ya lo decía hace más de 100 años el senador estadounidense Hiram Johnson, “la primera víctima de la guerra es la verdad”.

Por algo, hay palabras que el gobierno ruso prohibió en la prensa de ese país, como hablar de “invasión” o “guerra”.

El lenguaje crea realidad, dicen.

Pero volviendo a la desinformación, ésta, como dice Paula Walker, “está librando su propia guerra en la invasión y ataque de Rusia a Ucrania”. Y también, la está llevando a cabo por acá en el caso de la Convención, “con noticias falsas, inexactas y mal intencionadas (…) con el único objetivo de desprestigiarla para movilizar a las personas a que voten por el Rechazo”.

Y las preguntas que surgen, apunta, es ¿quién las hace circular y las elabora?

/Por Juan Paulo Iglesias, Boletín semanal de Opinión de La Tercera

/gap