En medio de los adversos resultados para la Democracia Cristiana en la elección de gobernadores, alcaldes, concejales y convencionales constituyentes, varias figuras de la colectividad han pedido entrar en reflexión para analizar el momento que atraviesa el partido.

Uno de ellos fue el diputado Gabriel Silber, quien si bien no aludió directamente a reevaluar la carta presidencial de la falange, sí manifestó la necesidad de suspender junta nacional de la DC: “se arriesga el fin si no le damos el peso a lo que ocurrió”, planteó.

Otro que fue crítico tras el portazo electoral fue el senador Francisco Huenchumilla, quien pidió directamente la renuncia de Fuad Chahín como timonel. “Se hace necesario tomar una medida drástica, de lo contrario, la DC está condenada a desaparecer”, dijo.

Pero faltaba la voz de la precandida del partido, la senadora Ximena Rincón, que ha sido tema de conversación desde que su compañera de tienda y presidenta de la Cámara Alta, Yasna Provoste, lograra un mejor posicionamiento en los sondeos, en especial la encuesta Cadem que hoy la sitúa como la política mejor evaluada.

Reevaluar

Luego de la situación que dentro del propio partido han calificado como “desastrosa”, Rincón manifestó a la mesa directiva que deben asumir las responsabilidades políticas que tengan y que “no podemos inscribir la primaria legal”.

“Se necesita un análisis profundo de nuestro consejo nacional y de la junta y que, en torno a la reflexión que tomemos, definir los caminos hacia adelante. Esto necesita reflexión, seriedad a la hora de evaluar los escenarios posibles“, enfatizó.

“Yo le he planteado formalmente a la mesa que creo que es un error inscribir las primarias de este miércoles”, remarcó Rincón.

/psg