El general director de Carabineros, Mario Rozas, salió al paso de los cuestionamientos que ha tenido la institución durante esta semana. Rodeado de su alto mando, y leyendo una declaración en el frontis del edificio institucional, Rozas se refirió a la acusación que pesa sobre Fuerzas especiales de carabineros, quienes atacaron a un grupo del SAMU que procedía a prestar ayuda al joven Abel Acuña, quien falleció tiempo más tarde.

Rozas indicó: “Con los antecedentes que hemos recopilado, y mientras se espera el resultado de la investigación judicial, no es posible asegurar que la operación de control de orden publico haya incidido en el lamentable deceso de este joven”.

Y luego, puso en contexto sus dichos, argumentando que las condiciones en el sitio de los hechos no eran las propicias. “El área de operaciones fue muy compleja, ya que se registraban graves alteraciones de orden público. Había más de 1000 personas, lanzamiento de artefactos incendiarios al personal que estaba en el lugar, además de la oscuridad producto de los destrozos de las luminarias y el uso de punteros láser color verde, impidieron el normal funcionamiento de los carros lanza aguas…poca visibilidad, condiciones adversas”.

El general añadió que los antecedentes del caso “fueron puestos en conocimiento del ministerio público y se dispuso un sumario administrativo”.

“Sí es de goma”

Respecto al estudio de la Universidad de Chile que puso en duda la composición de los perdigones de goma utilizados por la policía uniformada (20% de caucho y el 80% de compuestos como sílice, sulfato de bario y plomo, según la casa de Bello), el general Rozas reiteró lo comunicado ayer sábado por la institución en orden a que las balas no letales sí son de goma.

“Reiterar que de acuerdo a las especificaciones técnicas del proveedor ceritifcado, estas sí es de goma. De acuerdo a un análisis del Laboratorio de criminalísitca de Carabineros, Labocar, también da cuenta que son de goma”, manifestó el oficial.

Rozas, añadió que para efectos de transparencia, pedirá a la empresa proveedora “que actualice la ficha técnica de la munición y se dispuso que la referida munición sea analizada por un laboratorio externo y una universidad extranjera”.

Además, el general reiteró que el uso de la escopeta antidisturbios se acotó “solo en caso de inminente peligro para carabineros o civiles cuyas vidas estén en peligro”.

Compromiso con los Derechos humanos

Rozas además expresó que su institución mantiene un “compromiso con el respeto irrestricto con los Derechos humanos”. En esa línea, afirmó que se han afianzado lazos “con el INDH, Defensoría de la niñez y todas las organizaciones internacionales que nos han pedido conocer nuestros cuarteles y protocolos de actuación sobre la materia”.

/gap