El pasado 11 de mayo la Subsecretaría de Hacienda, a cargo de Claudia Sanhueza (RD), adjudicó a la empresa de estudios de opinión pública y marketing Cadem la realización de un “servicio de medición de satisfacción de servicios públicos” por $141.195.840 millones de pesos.

Esta nueva licitación se publicó el 14 febrero de 2022, durante los últimos días del gobierno anterior, de manera que en ese mandato se concretó el proceso de proceso de preguntas y respuestas respecto a las bases. Sin embargo, todo el trámite de adjudicación del contrato, incluyendo la apertura técnica y económica, más el envío de la orden de compra se hizo bajo la administración Boric y fue aprobada por la Resolución Exenta 377 de 2022 del Ministerio de Hacienda, firmada por la subsecretaría Sanhueza y la gerente general y representante legal de Cadem, Karen Thal Silverstein.

En total son 28  los servicios asignados para las encuestas de Cadem, entre los que destacan la  Subsecretaría de Justicia, la Subsecretaría de Vivienda y Urbanismo y sus 16 Servius regionales, la Comisión del Mercado Financiero y el Servicio de Impuestos Internos.

¿Coincidencia?

Da la casualidad, que inmediatamente tras promulgarse esta licitación, en la encuesta Cadem de este fin de semana por primera vez la aprobación de Boric sube (y no en poca proporción, sino que 8 puntos) y la desaprobación bajó en 10 puntos.

Ante la pregunta “Independiente de su posición política, ¿Usted aprueba o desaprueba la forma como Gabriel Boric está conduciendo su gobierno?”, un 44% manifestó aprobar su gestión y un 47% expresó lo contrario.

Como argumento para esta sorprendente alza se señala que “estos resultados se dieron posterior a la Cuenta Pública que entregó el Mandatario, el pasado miércoles 1 de junio”.

Tras ese acontecimiento, Boric tuvo un alza significativa, aunque sigue estando por debajo de los presidentes anteriores en sus respectivos primeros años de gobierno.

En el caso del segundo mandato de Michelle Bachelet, esta obtuvo un 55% de aprobación (subió 6 puntos) luego de la Cuenta Pública de mayo de 2014.

Sebastián Piñera, por su parte, mantuvo su aprobación de 57% tras esa misma ceremonia en su segundo gobierno.

 

/gap