Más que comezón del séptimo año, lo que le pasa a Chile parece ser la comezón del siglo.

En el centenario –o al menos cerca de él, para mayor exactitud- se nos vino abajo la noche y entramos en un periodo largo de inestabilidad.

Y el bicentenario repitió la receta.

¿Cómo salir de la crisis?

Hugo Herrera da algunas sugerencias, aunque primero, dice, hay que “saber de ella”. La nuestra, sostiene, no es una crisis horizontal, sino vertical. Una donde “la base, la situación popular concreta se distancia de las instituciones, élites y discursos”. Derecha e izquierda están atadas a pensamientos abstractos y élite y pueblo están alienados. Es una crisis telúrica, cuya primera solución pasa por restablecer el vínculo entre las instituciones y la situación popular concreta.

Por Juan Paulo Iglesia. Boletín semanal de Opinión de La Tercera 

/Gap