El Presidente Sebastián Piñera dejará atrás el aislamiento internacional en el cual se encuentra desde que se inició el estallido social, el pasado 18 de octubre, para participar del cambio de mando en Argentina, donde Mauricio Macri le entregará la banda presidencial a Alberto Fernández el próximo 10 de diciembre.

Y es que esta será la primera vez que el Mandatario dejará el país en medio de la crisis que enfrenta la nación, aunque desde La Moneda dejaron en claro que el viaje del jefe de Estado solo se extenderá por unas horas, dada la contingencia nacional.

La intención de Piñera es sostener un encuentro bilateral con el flamante presidente argentino, con quien ha conversado vía telefónica en al menos dos ocasiones. De hecho, el pasado 9 de noviembre Alberto Fernández tuvo palabras para el presente de Chile, en conversación con el periódico El Mundo de España.

“Tuve, hace unos días, una muy buena conversación con el Presidente (Sebastián) Piñera. Yo quisiera que el Presidente Piñera haga un esfuerzo mayor, yo estoy dispuesto a ayudar en todo lo que pueda, pero no tengo la llave para solucionar el asunto“, declaró.

La visita de Sebastián Piñera a Argentina también se da en el marco del proceso de elección del nuevo embajador chileno en el país trasandino, tras la renuncia en septiembre pasado de Sergio Urrejola, quien alegó “dificultades” con Cancillería.

/gap