A partir de un estudio multidisciplinario, Carabineros detectó un aumento de 224% en la incautación de armadas adaptadas durante el presente año. Al 19 de septiembre, los uniformados han decomisado 227 artefactos que originalmente no eran de fuego, pero que fueron acondicionadas para el disparo. Se trata de 157 más que las que se registraban en la misma fecha de 2020.

“Este es un fenómeno que nuestros especialistas han venido estudiando y que, frente a este importante aumento, nos ha llevado a redoblar esfuerzos en la fiscalización, persecución e investigación de casos en que se han utilizado armas que popularmente se conocen como ‘hechizas’ y que, por su condición, no figuran como inscritas”, señaló el director nacional de Orden y Seguridad, general inspector Esteban Díaz Urbina.

El oficial agregó que, en lo que va de este año, Carabineros ha recuperado 3.782 armas: 1.673 incautadas en procedimientos policiales y 2.109 mediante la entrega voluntaria. Además, el Departamento de Criminalística (Labocar) ha analizado 12,3% más de armas que el año anterior.

Entre los modelos que son más frecuentemente adaptados, figuran cuatro que originalmente eran del tipo fogueo: tres de ellos de fabricación turca y el otro de origen italiano.

También aumentó (en 71%) la incautación de armas modificadas (aquellas a las que se les interviene el mecanismo de disparo), pasando de siete unidades el año pasado a 12 en lo que va de 2021.

“Para sacar más armas de manos de los delincuentes, necesitamos que la ciudadanía siga denunciando. Pueden aportarnos información de manera anónima, sin exponerse, para ayudarnos a proteger a sus familias y sus barrios”, enfatizó Díaz.

Respecto a la labor de Carabineros contra la delincuencia organizada, agregó que durante este año, los uniformados han incautado más de 19 toneladas de drogas, han desarticulado 660 bandas criminales y recuperado 10.758 vehículos.

/psg