La incidencia acumulada en siete días superó en Alemania los 200 nuevos contagios por cada 100.000 habitantes y alcanza así un nuevo máximo desde que comenzó la pandemia.

Así, la incidencia se sitúa en 201,1, después de 191,5 el domingo, según datos del Instituto Robert Koch (RKI) de virología actualizados esta madrugada.

El anterior pico de incidencia se registró el 22 de diciembre pasado, en plena segunda ola de la pandemia, con 197,6 nuevos contagios por cada 100.000 habitantes.

Las autoridades sanitarias alemanas reportaron 15.513 nuevos contagios y 33 muertos (aunque la cifra suele ser más baja los fines de semana), mientas la cifra de casos activos asciende a 306.000.

El viernes las autoridades notificaron por segundo día consecutivo un nuevo máximo diario de nuevos contagios desde el comienzo de la pandemia, con 37.120 nuevas infecciones en 24 horas, después de los 33.949 un día antes.

Hace tiempo que la tasa de contagios no es la única vara de medir para determinar la estrategia contra el COVID-19 en Alemania, pero las autoridades señalaron que los hospitales se estaban llenando en las zonas más afectadas.

Según el informe diario del RKI del viernes, se reportaron 1.071 hospitalizaciones por coronavirus y una tasa acumulada de ingresos en siete días de 3,91 por cada 100.000 habitantes. El máximo de hospitalizaciones se registró en los días en torno a la pasada Navidad, con una tasa acumulada de 15,5.

El jueves la cifra de pacientes con COVID-19 en las unidades de cuidados intensivos se situaba en 2.332 -106 más en un día-, lo que corresponde a una ocupación del 10,4 % de camas disponibles en las unidades de críticos para la población adulta.

Centro de vacunación en Berlín (AP Photo/Markus Schreiber)Centro de vacunación en Berlín (AP Photo/Markus Schreiber)

Hasta el viernes, el 69,7 % de la población de Alemania había sido vacunada, el 67,1 % con la pauta completa. La cifra se ha estancado en las últimas semanas y no logra alcanzar el 70%. “Para los no vacunados hay un riesgo alto de que se contagien en los próximos meses”, advirtió el pasado miércoles Lothar Wieler, jefe del RKI.

En el estado oriental de Sajonia, donde la tasa de incidencia es de 491,3, más del doble que a nivel nacional, las personas sin vacunar enfrentan nuevas restricciones a partir del lunes El acceso a restaurantes y otros eventos en interiores estarán restringidos a personas con vacunación completa o que puedan mostrar prueba de recuperación del covid-19.

Las pruebas rápidas gratuitas para todos se retiraron hace un mes en un esfuerzo de incentivar a más gente a vacunarse. Ahora hay muchas peticiones de que se reinstauren. Y las autoridades apoyan las dosis de refuerzo para cualquiera que se vacunara hace seis meses o más.

Alemania opera ahora bajo un gobierno provisional tras las elecciones de septiembre. Los partidos que se espera formen el próximo gobierno tienen previsto llevar esta semana al parlamento una ley que permitiría poner fin a final de mes a la “situación epidémica de escala nacional” activada en marzo de 2020, pero establecería un nuevo marco legal para tomar medidas contra el coronavirus.

(Con información de EFE, AFP y AP)

/gap