La alcaldesa de Providencia, en entrevista con La Tercera TV, reflexionó sobre el holgado triunfo de anoche. El voto obligatorio, para ella fue fundamental y valoró el sentido de responsabilidad de los chilenos. Sin embargo, fue clara en expresar que este no había sido un triunfo de su sector. “No nos podemos poner soberbios y creer que ahora nosotros somos los que tenemos la llave y hacer lo que queremos”.

En ese sentido, reconoció el rol del movimiento Amarillos por Chile y de la centroizquierda que se atrevió a manifestar su opción por el Rechazo. “Esto no es un triunfo de la derecha, que nadie lo interprete así. Esto fue el triunfo de mucha gente de centroizquierda también que tuvo el inmenso coraje de decir, ‘yo soy de centroizquierda pero esto no’”.

Junto con eso, Matthei también reafirmó la idea de continuar con el proceso constituyente: “yo por lo menos tengo un compromiso absoluto que si nosotros ganábamos por uno o por 20 puntos, íbamos a cumplir con que íbamos a tener una nueva constitución. Y no una reformita a la actual. Eso es lo que hay que cumplir, eso es lo que está esperando la gente que voto apruebo en la primera parte y que votó rechazo en la segunda parte”.

Consultada por la autocrítica del bloque tras haberse opuesto a los cambios constitucionales, la edil respondió con firmeza que eso no era cierto. Con ello, expresó que durante años se ha ido tejiendo una falsa caricatura de la Constitución del 80 cuando en realidad las reformas de 2005 que llevaron la firma del expresidente Ricardo Lagos terminaron en una carta Magna distinta a lo que se dice en la realidad. “Se ha mentido tanto con el hecho de que esta era la Constitución de Pinochet pero esta Constitución tiene la firma de Yasna Provoste. Por lo tanto, ¿pudimos haber avanzado más? Sí. Pero que nadie diga que nosotros estuvimos cerrados”.

Así, también aseguró que parte de los acuerdos a los que habían llegado con gobiernos de oposición anteriores hicieron posibles el resultado de ayer: “Si no hubiésemos tenido ese compromiso donde estuvimos a favor de la Reforma tributaria de Aylwin, donde estuvimos a favor de mantener el IVA más alto para poder invertir en una mejor calidad de educación, donde apoyamos el Auge. Si no hubiéramos hecho eso, en que dimos muchas veces el voto, ayer no hubiera triunfado el rechazo”.

En esa línea comentó que su sector había sido mucho más generoso que lo que fue la antigua oposición con los gobiernos de Piñera y realizó una fuerte crítica a la actitud de actuales ministros durante el gobierno anterior, en especial a Izkia Siches y Giorgio Jackson: “Muchos de ellos fueron inmisericordes con Piñera, estábamos en medio de una pandemia brutal y ellos no tuvieron ninguna consideración hacia Chile, de una mezquindad, de una brutalidad que a mí me es muy difícil de olvidar”.

Respecto de lo que viene y los pasos que debería seguir La Moneda, la alcaldesa transmitió la importancia del rol que debería jugar el presidente y señaló que el camino a seguir debería ser una nueva convención. “El presidente Boric fue derrotado en forma brutal ayer. Él se las jugó, fue la cara del apruebo y yo creo que mermó su propia credibilidad al habérselas jugado tan fuertemente a pesar de las indicaciones de la Contraloría. Pero sigue siendo el presidente de la República por tres años y medio más, y eso significa que si nosotros queremos que le vaya bien a Chile, él tiene que seguir jugando un rol”.

Finalmente, ante la relación del oficialismo, comentó: “Él va a tener ahora una decisión compleja porque dentro de sus dos coaliciones se va a producir una disputa fuerte. A mí no me cabe duda que la izquierda democrática va a pasar la cuenta y tiene sentido que la pasen. Muchos de ellos venían diciendo hace rato que para salvar al apruebo había que hacerle modificaciones sustanciales”.

/psg