Un reciente estudio realizado por la compañía de seguridad en internet Eset reveló que una de las prácticas más comunes hoy en día es el compartir contraseñas de plataformas como Netflix, Amazon Prime, entre otras, lo que podría significar un gran riesgo para todos los usuarios.

Cuando se piensa en la cuestión de si se debería compartir una contraseña personal, normalmente las personas pensarían inmediatamente que no. Sin embargo, es una práctica muy común hoy en día que estas claves de seguridad se propaguen con la llegada de los servicios de streaming, según dio a conocer la investigación.

Mediante una encuesta a más de 2700 personas hecha por el especialista de seguridad Jake Moore, se encontró que un 60% de los usuarios de plataformas de streaming han compartido su contraseña con al menos otra persona de su círculo de amigos o familiares. Además, uno de cada tres titulares de cuentas compartió sus servicios con dos o más personas.

De acuerdo con la encuesta un 30,7% de usuarios escribieron directamente la contraseña con la persona elegida para compartir la cuenta. Sin embargo, también se supo que 1 de cada 5 personas dicen la clave en voz alta, seguidos por un 7,5% de usuarios que han compartido la información mediante un mensaje de texto o correo electrónico.

Si bien a primera vista no se consideraría un problema esta acción, la compañía de seguridad afirma que podría convertirse en un problema bastante grande si esa información llega a manos de terceros no involucrados, ya sea por una falla de seguridad en el medio usado o simplemente porque esa persona elegida termina compartiendo los datos con alguien más.

En ese orden de ideas, el compartir la contraseña resulta aún más peligroso si esta ha sido reutilizada para otros servicios como correos electrónicos o hasta cuentas bancarias, una práctica también común con 14% de usuarios usando la misma clave para varias cuentas en línea. Una vez tales credenciales quedan expuestas eso significa que los usuarios quedan expuestos al ataque de un ciberdelincuente.

La compañía también advierte que aún si una contraseña es robusta, al compartirla el riesgo de ser vulnerable ante un ataque cibernético aumenta. Esto no significa que las contraseñas no deban ser complejas, pues bien es cierto que las claves más simples son fácilmente descubiertas por cibercriminales mediante prácticas como la ingeniería social o la búsqueda de datos públicos que dan a conocer información personal que posiblemente sea usada como contraseña.

Para evitar el riesgo ante un posible ataque cibernético, la firma de ciberseguridad recomendó usar un administrador de contraseñas para no tener que repetir una misma clave para todos los servicios. “Es asombroso descubrir que tan pocas personas utilizan un administrador de contraseñas, solo el 26% de los encuestados mencionó utilizarla. Esto deja a 3 de cada 4 personas que no aprovechan las opciones del almacenamiento seguro de contraseñas, lo que significa que tienen otra forma de recordar todas sus claves de acceso, a pesar de que esta herramienta podría hacerles la vida no solo más fácil, sino también mucho más segura”, explicó Moore.

Igualmente, se aconseja evitar el compartir la contraseña de los servicios de streaming como medida de seguridad para mantener segura la información personal de los titulares de las cuentas que aún no podrían estar al tanto de que sus datos quedarían expuestos con tan solo una simple acción.

/psg