Aunque el período legislativo termina el 10 de marzo del próximo año, con el fin del 2019 encima en la Cámara de Diputados empiezan a pensar en quiénes liderarán la Corporación en 2020, siempre tomando en cuenta el acuerdo administrativo alcanzado entre los sectores de oposición -que es mayoría en el Congreso- a inicios del 2018 cuando asumieron los actuales parlamentarios.

El año pasado estuvo marcado por la tensión. Primero, el Frente Amplio puso en duda si respetaría el entendimiento por su malestar con la Democracia Cristiana y el Partido Radical, debido a que parte de sus representantes se cuadraron votando a favor de varios proyectos promovidos por el Gobierno.

A eso se le sumó que el acuerdo tambaleó cuando se conoció una denuncia anónima que llegó al correo electrónico de todos los diputados asegurando que el candidato para presidir la Cámara, Gabriel Silber, habría cometido violencia intrafamiliar en contra de su ex esposa. Situación que terminó en la justicia y con la falange levantando a Iván Flores como aspirante a liderar la testera.

Ahora, y en medio de la crisis social, ya se deben definir los nombres para el próximo período, y siguiendo el acuerdo administrativo alzado el 2018, nuevamente un demócratacristiano debería asumir la presidencia de la Cámara.

Víctor Torres y nuevamente Gabriel Silber son los nombres que suenan para ello. El primero compitió este año con Flores en una elección interna de la bancada y Silber apostaría a su “revancha” dejando atrás el episodio que marcó el inicio de este año. Otro que parlamentario que se baraja es Matías Walker, quien en los últimos meses ha tenido un rol protagónico gracias a que preside la comisión de Constitución donde se tramitó la reforma constitucional para el plebiscito.

Las reformas económicas

La Democracia Cristiana también tendrá a cargo la comisión de Hacienda de la Cámara donde asumiría el diputado José Miguel Ortiz. El parlamentario de larga trayectoria en la instancia estará a cargo del avance de la reforma tributaria, reforma previsional y salario mínimo, además de todas las iniciativas que implican gasto fiscal.

Igual de relevante es la comisión de Trabajo que cumple un rol similar y este año su agenda estuvo marcada por la discusión del proyecto que rebaja la jornada laboral de 45 a 40 horas.

En junio del año pasado asumió la diputada del Frente Amplio Gael Yeomans (CS), y se mantendrá ahí hasta el mismo mes de 2020, ya que como entró en mitad del período en reemplazo del ex DC Raúl Soto -que fue sacado por su bancada- la mesa acordó adelantar su presidencia y que cumpliera un año efectivo. Así en el segundo semestre tendrá que asumir el PPD, Tucapel Jiménez.

En Economía deberá dejar el cargo el diputado Pedro Velásquez de la Federación Regionalista Verde Social y darle el paso a un frenteamplista, ya que a ellos les corresponde el cupo según el pacto. En la mesa actualmente hay dos del bloque: Alejandro Bernales (PL) y Renato Garín (ex RD).

Comisión de Constitución y el FA

Además de Trabajo y Economía, el Frente Amplio también tendrá que hacerse cargo de la comisión de Constitución a partir de marzo del próximo año. Según el acuerdo inicial que hizo internamente el bloque la idea era que sus dos diputados se turnaran medio año cada uno, pero ahora el panorama cambió.

Gabriel Boric (CS) es ahora el único representante del FA que se sienta en esa mesa. El militante de Convergencia Social ha tenido un fin de año complejo tras haber firmado el acuerdo por la paz y la Constitución generando una crisis interna que incluso terminó con un centenar de otros miembros renunciando y él siendo pasado al Tribunal Supremo de la colectividad que lo sancionó con “una amonestación privada” y la suspensión de su militancia por un mes.

Tomás Hirsch en tanto, no puede asumir ese rol ya que el pasado 12 de diciembre el Partido Humanista anunció que abandonaría el conglomerado también a causa del acuerdo constitucional.

El Frente Amplio también deberá asumir la comisión de Minería y Energía, además de Salud y Cultura.

DD.HH y Seguridad

Otro tema que se ha tomado la agenda desde el 18-O son los Derechos Humanos y la violación a ellos particularmente desde Carabineros. Es por eso que quién presidirá esa comisión tendrá una tarea importante en los meses que vienen.

Ahora la instancia está a cargo de la socialista Emilia Nuyado y para el próximo año tendría que asumir alguien del PPD. El único que representa a ese partido en la instancia es Tucapel Jiménez, el mismo que en junio asumirá la presidencia de Trabajo.

Según comentaron cercaron al parlamentario, para él se abren dos posibilidades: que de todos modos asuma y se haga cargo de las dos presidencias considerando que ambas comisiones -salvo excepciones- no sesionan el mismo día. Y la otra es que haga en roque con el Frente Amplio que tiene que presidirla el año 2022.

También en Seguridad Ciudadana se abre otro enredo para este nuevo año. El diputado Miguel Ángel Calisto de la DC asumió la presidencia pese a que el cupo era del PC. Esto porque los comunistas solicitaron un enroque para poder integrar la comisión de Trabajo donde no tenían cupo. Entonces ahora la duda está en si el PC volverá a Seguridad o se hará cargo el Partido Socialista que es el que tiene que liderar según el acuerdo de 2018.

/psg