La economía mundial continuó deteriorándose a finales de 2022, pero no tan gravemente como temían los economistas, lo que aumenta la posibilidad de que el mundo pueda evitar una profunda recesión el próximo año.

Las encuestas empresariales publicadas el miércoles apuntaban a un descenso de la producción en las principales economías de Estados Unidos y Europa en noviembre. Pero las cifras y otras lecturas económicas apuntan a un panorama mixto, con algunas partes de ambas economías que siguen mostrando resistencia a pesar de la alta inflación y el aumento de las tasas de interés.

En China, la segunda economía mundial, el panorama es muy incierto, ya que el país se enfrenta a un aumento de los casos de Covid-19. Los economistas esperan un repunte del crecimiento el próximo año, ya que Beijing intenta suavizar las duras políticas contra la pandemia.

La rigidez del mercado laboral estadounidense y la solidez de los balances de los hogares respaldan el gasto de los consumidores, principal motor de la economía. Un consumidor sano ayudó a impulsar las ventas minoristas en octubre y podría mantener el crecimiento de la mayor economía del mundo a finales de este año. Las perspectivas de EE.UU. dependen en parte de la forma en que la Reserva Federal supere las subidas de las tasas de interés destinadas a frenar una inflación que se acerca a los máximos de los últimos 40 años.

Europa está experimentando menos trastornos económicos por la decisión de Rusia de limitar el suministro de energía de lo que temían los analistas. Muchos hogares y empresas de la región se están adaptando, por ejemplo, reduciendo el consumo de energía, señaló Adam Posen, presidente del Instituto Peterson de Economía Internacional. Los gobiernos europeos también distribuyeron sumas mayores de lo previsto de apoyo fiscal a los hogares para ayudar a hacer frente al aumento de los costos de la energía y los alimentos, añadió.

“Vamos a terminar con más del 75% de la economía mundial realmente bastante bien”, aseguró Posen. Es probable que Estados Unidos y la Unión Europea “tengan recesiones relativamente cortas, no terribles, y vuelvan a crecer posiblemente ya en el cuarto trimestre de 2023″.

Sin embargo, muchos países en desarrollo se están quedando atrás. David Malpass, director del Banco Mundial, advirtió anteriormente que los países en desarrollo se enfrentan a un riesgo económico adicional: Las políticas adoptadas por las economías avanzadas para hacer frente a la inflación y la desaceleración económica podrían dejar un capital insuficiente para las naciones más pobres.

S&P Global, por su parte, dijo que su índice de producción compuesto para Estados Unidos, que incluye la actividad de los servicios y las manufacturas, cayó a 46,3 en noviembre desde los 48,2 del mes anterior, una de las contracciones más rápidas desde 2009. Un índice por debajo de 50 indica una actividad económica en contracción, mientras que por encima de 50 indica crecimiento.

“Las empresas informan de los crecientes vientos en contra derivados del aumento del costo de la vida, el endurecimiento de las condiciones financieras -sobre todo el aumento de los costos de los préstamos- y el debilitamiento de la demanda tanto en los mercados nacionales como en los de exportación”, afirmó Chris Williamson, economista jefe de S&P Global Market Intelligence.

Sin embargo, las empresas estadounidenses informaron de que las presiones inflacionistas se redujeron en noviembre, con un enfriamiento de los precios de los materiales y los costos de transporte.

El costo económico de la subida de los precios de la energía quedó patente en las encuestas a los directores de compras de las empresas europeas, que registraron otro mes de descenso de la actividad en noviembre. S&P Global dijo que su índice de producción compuesto para la eurozona subió a 47,8 en noviembre desde 47,3 en octubre, pero se mantuvo por debajo de la marca de 50 que distingue una contracción de una expansión.

El panorama económico mundial sigue siendo muy incierto. Una de las grandes incógnitas en Estados Unidos es la rapidez con la que desciende la inflación. El ritmo al que lo haga ayudará a determinar hasta qué punto la Reserva Federal sube las tasas de interés y cuánto tiempo las mantiene. Este año, el banco central ha subido las tasas al ritmo más rápido desde la década de 1980. Muchos economistas esperan que el aumento de los costos de los préstamos afecte al gasto con más fuerza en los próximos meses, amenazando el crecimiento de Estados Unidos.

A principios de este mes, el personal de la Reserva Federal consideraba que una recesión en Estados Unidos el próximo año era “casi tan probable” como su proyección de base de un crecimiento débil, según las actas de la reunión de política económica del 1 y 2 de noviembre publicadas el miércoles. Esto supuso una rebaja de las perspectivas económicas debido al endurecimiento de las condiciones financieras que se produjo este otoño.

A su vez, las economías europeas se enfrentan a vientos en contra más fuertes en los próximos meses. El martes, el gigante ruso del gas natural Gazprom PJSC amenazó con reducir aún más las exportaciones a Europa a través de Ucrania a partir de la próxima semana, lo que pone en entredicho una de las últimas rutas que quedan para que el gas ruso llegue a Europa.

La reducción de las restricciones de Covid-19 en China es clave para un esperado repunte del crecimiento en ese país el año que viene, pero el reciente aumento de contagios ha planteado dudas sobre la rapidez con la que puede llevarse a cabo.

“Este ajuste de su política de Covid-19 se está poniendo a prueba a medida que los casos siguen aumentando, especialmente en su centro de fabricación de Guangzhou”, dijo Magdalene Teo, jefe de investigación de renta fija en Asia para Julius Baer. “China se está dando cuenta de que la reapertura de este invierno no será fácil”, explicó.

Muchos pronósticos consideran que la producción mundial aumentará en torno al 2% el próximo año. Esto supondría una fuerte desaceleración con respecto a este año y muy por debajo de su media del 3,3% en la década anterior al inicio de la pandemia de Covid-19, pero aún así produciría un pequeño aumento de la producción por persona.

Incluso con un débil comienzo de 2023 que se espera en muchos de los países más ricos del mundo, los economistas se muestran cautelosos a la hora de pronosticar una recesión mundial.

“Aunque no preveamos formalmente una recesión mundial desde un punto de vista estrictamente técnico, se sentirá como tal para gran parte de la economía mundial”, comentó Marcelo Carvalho, jefe mundial de economía de BNP Paribas.

En la práctica, esto significa que las dificultades que muchos países, empresas y consumidores de todo el mundo han experimentado este año -con fuertes variaciones regionales- no han terminado.

Se espera que Estados Unidos obtenga escasas ganancias el próximo año. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos prevé que la producción económica estadounidense crecerá a un ritmo anual del 0,5% en 2023, frente al 1,8% estimado para 2022. Los economistas encuestados por el Wall Street Journal creen que el producto interno bruto de EE.UU. crecerá a un ritmo anual del 0,4% en 2023, y ven una creciente posibilidad de recesión en el próximo año.

Parece probable que Europa evite los peores resultados de las interrupciones energéticas. Un mes de octubre benigno y los altos niveles de almacenamiento de gas hacen menos probable que las fábricas europeas se enfrenten a un racionamiento de energía. En consecuencia, los economistas de Barclays prevén una caída del 1,3% del producto interno bruto en la zona, menos que su peor escenario, un descenso del 5%.

Aunque las condiciones podrían empezar a mejorar el año que viene, los economistas advirtieron que la economía mundial sigue en una posición precaria.

“Los riesgos de que las cosas vayan mal están aumentando en comparación con los que había en los últimos meses”, aseguró Álvaro Pereira, economista jefe en funciones de la OCDE.

/psg