Después de un año para olvidar, lo peor parece haber pasado para los maltrechos activos chilenos.

Citigroup elevó la recomendación del peso desde “infraponderar” a “neutral” después de que el Senado rechazó la semana pasada una propuesta para una cuarta ronda de retiros anticipados de fondos de pensiones y un candidato de extrema derecha se colocó a la cabeza en las encuestas para las elecciones presidenciales del 21 de noviembre. El mercado ahora está esperando el resultado de las elecciones antes de consolidar las ganancias recientes en la moneda y los bonos.

“Creemos que los inversionistas han castigado demasiado a los activos de riesgo chilenos en los últimos dos años y la elección presidencial podría ser el catalizador de un cambio”, dijeron analistas de Morgan Stanley, incluidos Lucas Almeida, Guilherme Paiva y Juan Ayala, en una nota publicada el 12 de noviembre.

El peso chileno registró una racha perdedora de seis meses hasta octubre, la peor caída en dos décadas, mientras que los bonos del Gobierno denominados en pesos han bajado un 30% este año. La votación sobre las pensiones, que bloqueó las propuestas de retirar hasta US$20.000 millones del sistema de jubilación, podría ser el primer paso para restaurar la estabilidad. La elección presidencial podría ser el segundo.

BTG Pactual dijo que las valoraciones actuales están descontando una victoria para la izquierda, un resultado que ahora es “discutible”. De hecho, la noticia política golpeó tan fuerte previamente este año que rompió la correlación histórica entre el peso y los precios del cobre, la mayor exportación de Chile.

También hay mucho margen de recuperación para las acciones. La relación entre precio y ganancia de las acciones chilenas es más baja ahora que durante la crisis global de 2008-2009, a pesar del crecimiento económico de 11,5% de este año, los altos precios de las materias primas y las altas tasas de vacunación, dijeron los analistas de BTG Pactual Alonso Aramburu, César Pérez-Novoa y Daniel Guardiola en una nota.

Nuevo favorito

Las últimas encuestas muestran un aumento del apoyo a José Antonio Kast, un admirador de la exdictadura militar de Chile, lo que le da una pequeña ventaja sobre el exlíder estudiantil Gabriel Boric, quien cuenta con el respaldo de grupos de izquierda, incluido el Partido Comunista.

Si ningún candidato obtiene al menos el 50% de los votos en la primera vuelta electoral, se llevará a cabo una segunda votación el 19 de diciembre. A medida que la competencia se intensifica, los dos candidatos al frente de la carrera presidencial dijeron el lunes en un debate televisado que están abiertos a negociar partes de sus programas económicos.

Sin embargo, por ahora, los inversionistas simplemente se sienten aliviados por el voto en contra del retiro anticipado de fondos de pensiones. Los chilenos ya han sacado unos US$49.000 millones de sus ahorros para la jubilación, lo que ha obligado a los fondos de pensiones de gestión privada a vender activos. Un cuarto retiro habría supuesto otro golpe para el mercado.

Dado que el proyecto de ley no logró la aprobación en el Senado, volvió a una comisión mixta de diputados y senadores para reducir sus diferencias. Las discusiones deben comenzar después de la primera ronda electoral y no tienen un plazo.

El peso se ha recuperado casi un 1,8% en noviembre, mientras que el rendimiento de los bonos en pesos con vencimiento en 2032 ha bajado 38 puntos base durante el mismo período.

Cambio en el entorno

El resultado de la votación al proyecto de ley de pensiones representa un “rechazo a la política populista”, dijo Álvaro Vivanco, jefe de estrategia de mercados emergentes en NatWest Markets, quien ha tomado una posición más constructiva frente al peso desde la votación después de estar a la defensiva la mayor parte del año.

Tanto Citigroup, que anteriormente tenía una posición infraponderada del peso en su cartera de mercados emergentes, como Credit Agricole, que tenía una operación táctica larga en pesos antes de cerrarla, ahora se están volviendo neutrales con respecto a la moneda.

La inflación en un máximo de 12 años y las expectativas de un ajuste monetario más agresivo también pueden impulsar al peso, dijo Olga Yangol, directora de investigación y estrategia de mercados emergentes de Credit Agricole.

Los riesgos persisten

No obstante, Chile sigue presentando riesgos. La reescritura de la Constitución y las propuestas de gasto social que han ganado popularidad desde los disturbios de fines de 2019 podrían seguir presionando al alza los rendimientos locales.

“Mayores presiones permanentes de gasto, una base de ahorro nacional erosionada… y una prima de riesgo adicional a largo plazo necesaria para compensar el aumento de la volatilidad macroeconómica y de la inflación garantizarían mayores rendimientos”, escribieron estrategas de Barclays, entre ellos Pilar Tavella y Juan Prada, en una nota del 5 de noviembre.

Sin embargo, por ahora, es probable que los candidatos que lideran la carrera presidencial moderen sus posturas en la segunda ronda para ganar terreno entre los votantes del centro político, dijeron analistas de Morgan Stanley.

“El discurso más moderado debería crear un entorno positivo para las acciones locales”, aunque la elección es una “carrera muy incierta”, dijeron los analistas en el informe de la semana pasada.

/psg