Si la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) tuviera que decidir sobre la compra de un predio para la Comunidad Mateo Ñirripil, a la que pertenece su director Luis Alberto Penchuleo Morales, probablemente no podría autorizar la transacción. Más allá de un eventual conflicto de interés, la Conadi no puede adquirir predios que estén “perturbados”, es decir marcados o tomados; y la Comunidad Mateo Ñirripil ha protagonizado más de una usurpación.

La más reciente ocurrió el 22 de mayo, con Penchuleo ya en el cargo. A través de una publicación en la página de Facebook de Radio Kvrruf el Lof Newen Mapu y el Lof Ñirripil se atribuyen la “ocupación del Parque Nacional Tolhuaca”, ubicado en la Región de La Araucanía. Distintas fuentes consultadas por El Líbero confirman que el Lof Ñirripil pertenece a la Comunidad Mateo Ñirripil, en la que es socio el Director Nacional de Conadi. Y agregan que son quienes tienen la mayor cantidad de predios en toma en la comuna de Lautaro.

Fue el propio Ministerio de Desarrollo Social al dar a conocer el nombramiento de Penchuleo el que informó que éste pertenece al Lof Muco y a la Comunidad Mateo Ñirripil.

El Presidente Gabriel Boric designó «a dedo» a Penchuleo para dirigir la Conadi en reemplazo de Ignacio Malig. El nombramiento responde a la facultad exclusiva que tiene el Jefe de Estado de designar a doce directores de servicio sin llamar a concurso de ADP.

A través de la oficina de prensa del Ministerio de Desarrollo Social, el nuevo director de Conadi fue consultado sobre la participación de su comunidad en distintas tomas de predios, a lo que respondieron que no se referirán al tema.

Historial de usurpaciones

El propio director de Conadi y su lof, en específico, también han estado involucrados en procesos de tomas de predios, llamados por la comunidad “recuperación territorial”. En la misma Radio Kvrruf hay un comunicado del 27 de febrero de 2021 en el que informan: “Hoy de madrugada la Comunidad Mateo Ñirripil del Lof Muko hace ingreso al fundo Petersen reivindicando derechos territoriales que fueron arrebatados a nuestr@s bisabuel@s. Hace años que los documentos están ingresados en Conadi y permanecen ahí estancados”. La publicación cierra indicando la fuente de la información: “Vía Luis Alberto Penchuleo Morales”.

Hay otro comunicado firmado por la Comunidad Mateo Ñirripil del Lof Muko en el que se atribuyen otra toma de un predio. Esta vez el 2 de marzo de 2021.

“Siendo las 5 de la madrugada realizamos el ingresó al predio de Amador Figueroa (…), dicha persona mantiene un predio dentro de la comunidad, la cual decidió realizar control territorial en el predio de dicha persona, pidiendo su abandono y posteriormente negociación por venta a nuestra comunidad. De la misma manera realizamos un llamado a todas las comunidades a no deponer su lucha, mantenerse firmes, fuertes y unidos frente a la lucha”.

Contra el criterio de Conadi

Precisamente para desincentivar las usurpaciones y evitar la compra por parte de la Conadi a comunidades que ejercían violencia para canalizar sus demandas territoriales, desde el año 2016 existe una glosa en la Ley de Presupuesto según la cual la instancia no puede comprar predios que estén “perturbados”, es decir, marcados o tomados ya que Contraloría, que es la instancia que finalmente autoriza esta acción, no tomaría razón.

Otro criterio aplicado por la Corporación es que privilegia a aquellos que no han sido beneficiados con tierras previamente, pero ese no es el caso de la Comunidad Mateo Ñirripil.

De acuerdo con información obtenida por El Líbero, esta comunidad contaba con el Informe Jurídico Administrativo favorable, conocido como “aplicabilidad”, desde el año 2005. Y la Conadi los ha beneficiado con dos compras: una en 2011 y otra en 2015; por una superficie total de 751,91 hectáreas y una inversión total de $3.526.965.000.

Contra el criterio de Conadi

Precisamente para desincentivar las usurpaciones y evitar la compra por parte de la Conadi a comunidades que ejercían violencia para canalizar sus demandas territoriales, desde el año 2016 existe una glosa en la Ley de Presupuesto según la cual la instancia no puede comprar predios que estén “perturbados”, es decir, marcados o tomados ya que Contraloría, que es la instancia que finalmente autoriza esta acción, no tomaría razón.

Otro criterio aplicado por la Corporación es que privilegia a aquellos que no han sido beneficiados con tierras previamente, pero ese no es el caso de la Comunidad Mateo Ñirripil.

De acuerdo con información obtenida por El Líbero, esta comunidad contaba con el Informe Jurídico Administrativo favorable, conocido como “aplicabilidad”, desde el año 2005. Y la Conadi los ha beneficiado con dos compras: una en 2011 y otra en 2015; por una superficie total de 751,91 hectáreas y una inversión total de $3.526.965.000.

Pese a esto no han cerrado ante la Conadi su demanda territorial.

Además, la Comunidad Mateo Ñirripil (tradicional y autónoma) firmó en marzo de 2021 un comunicado de la Alianza de Comunidades Wenteche de Lautaro en el que hacen saber que reivindican “todo el territorio que comprende a la actual comuna de Lautaro y sus alrededores”.

En el mismo texto señalan que “los campos antes ocupados por el latifundio, las inmobiliarias y las forestales serán controlados por las comunidades y no solo se mantendrán en recuperación sino que también se avanzará en el proceso de recuperación productiva”.

El llamado se extiende a solicitar ser informados de la presencia militar, de carabineros o de “civiles armados” en los caminos interiores o las carreteras en los lugares en que se mantienen las recuperaciones o cercanos a ellos.

Otros nexos violentos

En redes sociales también ha quedado registro del Lof Muko obstruyendo las rutas de La Araucanía el 8 de abril de 2020, a través de barricadas y encapuchados, para exigir “la libertad del preso político mapuche Jorge Cayupan Ñirripil, y en rechazo a forestales y latifundistas”.

Cayupan Ñirripil quedó en libertad ese mismo mes. Mientras estuvo preso, y debido al inicio de su juicio, recibió el respaldo de otros detenidos en la cárcel de Temuco como Celestino Córdova, condenado a 18 años por el homicidio del matrimonio Luchsinger-Mackay; Daniel Canío Tralcal, vinculado a la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), imputado por la quema de camiones en el Fundo Oyama de Lautaro, y condenado a 16 años y 6 meses de prisión por estos hechos; o el lonko argentino Facundo Jones Huala, actualmente prófugo de la justicia.

Por otro lado, hay antecedentes de 2017 de una emboscada sufrida por dos funcionarios de la PDI en esa comunidad. Los registros de la época indican que los policías ingresaron a la comunidad Mateo Ñirripil durante una persecución, pero “tras perder el rastro, fueron atacados por un grupo de aproximadamente 15 personas, quienes los agredieron con golpes de puño, palos y piedras (…). Producto de esta acción, uno de los policías terminó con una fractura nasal y el otro con heridas de carácter leve”, reportó 24 Horas

Las definiciones de Penchuleo

Penchuleo en distintas vocerías ha dejado clara cuál es su postura. Por ejemplo, el 9 de mayo cuando se dio a conocer su designación dijo que a través del diálogo trabajará para la restitución de las “tierras que históricamente fueron usurpadas por el Estado y particulares”, aseguró que avanzaría en la ejecución del presupuesto del fondo 20B y -un par de días después- en conversación con El Austral de La Araucanía afirmó que «las forestales tienen que retroceder” y devolver los predios que hoy están reclamados en base a la documentación histórica y legal.

Además, tuits publicados en su cuenta, @Penchuleo, evidencian que considera a los detenidos en el contexto del conflicto como “presos políticos”, una categorización de la que incluso se tuvo que desdecir la ministra de Desarrollo Social Jeanette Vega, que señaló específicamente en el programa Tolerancia Cero que los detenidos pertenecientes a pueblos originarios eran “presos políticos”; y horas más tarde tuvo que rectificar.

Penchuleo se describe como “ciudadano de Wallmapu”; otro término que trajo problemas al Gobierno, esta vez a la ministra Izkia Siches, y por el que el Presidente Gabriel Boric tuvo que responder en su primera visita oficial a Argentina; ya que figuras de ese país cuestionaron que la ministra del Interior utilizara esa definición, ya que incluye territorio trasandino.

Y sobre Carabineros, el actual director de Conadi aseguró en su Twitter: “No se puede confiar en una institución que miente y arma montajes en contra del pueblo mapuche. Es obvio que son imparciales, es una institución ideologizada de derecha”.

Por Emily Avendaño para El Líbero

/psg