Y esa historia, la real y la añorada, sirve todavía para explicar el curso de los acontecimientos.

En el pasado están las enseñanzas. Lo decía Enrique Krauze hace unos meses en una entrevista a este diario: “La mejor vacuna para Boric es aprender las lecciones del siglo XX”.

Y lo apunta también Pablo Ortúzar esta semana. El Presidente tiene, según él, “la oportunidad de corregir antes y a menor costo los errores de Allende”, porque “nadie puede al mismo tiempo ser leal con el pueblo y con la revolución”.

Y la revolución, para él, es la que conduce a la tiranía, la que es hija de “la destrucción institucional y la violencia desatada”. Y para lograrlo debe estar dispuesto “a ejercer el poder sin titubear en función de los intereses de la República”.

Dilemas para el Presidente.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap